< volver

Tres buenas costumbres en la alimentación infantil

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 10 de abril de 2017

Tres buenas costumbres en la alimentación infantil

 

¿Sabías que la comida es uno de los mejores momentos para educar a tus hijos? Desde aprender a poner la mesa, qué alimentos elegir o cómo comportarnos, son algunos de los muchos aprendizajes que hemos adquirido con los años sentándonos a la mesa. Así que ¿Por qué no hacer lo mismo con tus hijos? En La Cocina de Alimerka te hablamos de los buenos hábitos alimentarios y te damos tres buenas costumbres en la alimentación infantil para que las pongas en práctica, si es que aún no las haces.

 

1. No añadas azúcar a los alimentos.

Aprovecha el momento de la transición alimentaria. A los seis meses de edad el niño comienza a probar los alimentos y conocer su sabor. Si agregas azúcar a los alimentos, estarás enmascarando el sabor real de los mismos y siempre necesitarás agregarlo. Para ello, evita probar tú los alimentos, pues probablemente te sepan poco dulces si estás acostumbrado a adicionar azúcar o consumir alimentos azucarados.

Nuestro consejo: Opta por frutas maduras o alimentos como dátiles que ya de por sí son dulces y ofréceselos siempre que sea posible, no solo como postre.

2. Vigila la sal.

Al igual que sucede con el azúcar, en las primeras etapas es aconsejable no añadir sal a los alimentos. A medida que el niño crece, siempre que sea necesario, es preferible que emplees sal yodada y que toda la familia sea prudente con el consumo de sal y alimentos salados.

Nuestro consejo: opta por alimentos al natural como los frutos secos sin sal. Si empleas encurtidos (aceitunas, pepinillos u otros), escoge los bajos en sal o lávalos bien para eliminar exceso de sal. Y siempre que te sea posible, emplea alimentos frescos. Si no es posible, prefiere aquellos con menos sal o contenido reducido. Descubre aquí cómo elegir alimentos con bajo contenido en sal.

3. Comida hecha en casa.

Deja que experimenten con la comida. ¿Cómo? Enséñales el gusto por la cocina desde pequeños. Permíteles participar en la elaboración de los menús, que hagan propuestas a la hora de hacer la compra y te ayuden a la hora de hacer diferentes platos. Platos sencillos con presentaciones divertidas, hechos por ellos, despertará las ganas de probar nuevos alimentos.

Nuestro consejo: Haz de los alimentos elaborados la excepción y aprovecha esos momentos para descubrirles el origen, sus beneficios y la tradición de ciertos alimentos. ¡Alentarás sus ganas de saber y descubrir!

 

Y si tienes alguna otra buena costumbre, no dudes en compartirla con nosotros. ¡ Esperamos vuestros comentarios! 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)