< volver

Verduras congeladas, tan buenas como las frescas

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 29 de marzo de 2019

Alimerka

 

¿Las hortalizas que conservamos en el congelador mantienen sus propiedades? ¿Se diferencian en algo unos guisantes congelados de unos frescos? Si alguna vez has probado verduras congeladas puede que hayas notado ligeras diferencias en su textura o sabor, pero estos productos, -más allá de las diferencias organolépticas-, nada tienen que envidiar a los recién cortados. Hoy en La Cocina de Alimerka te contamos algunos de sus beneficios para que comiences a incluirlas en tu dieta.

Mantienen intactas sus propiedades 

Según la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados, son varios los estudios que indican que el proceso de congelación (la ultracongelación) hace que las verduras congeladas preserven intactas sus propiedades. Incluso, en algunos productos, son superiores a las frescas. ¿El motivo? Que no pasan más de dos horas desde que se recolectan hasta que se congelan, garantizando así que sus cualidades nutritivas estén intactas.

¿Podemos congelarlas en casa?

Si tienes un pequeño huerto y su cosecha te desborda, o si has adquirido más vegetales de los que vas a consumir, congelar puede ser una gran alternativa para evitar que se pierdan. Sigue los siguientes pasos para refrigerarlas y evitar así el despilfarro alimentario: 

  1. Escalda o blanquea. Este paso es crucial para evitar el deterioro de los vegetales durante su almacenamiento en congelación.
  2. Elimina el exceso de agua. Escúrrelos en papel absorbente o con un paño de cocina limpio.
  3. Guárdalo en pequeñas cantidades. Introdúcelos en un recipiente apto para tu frigorífico en la medida exacta que vayas luego a utilizar.

¿Por qué elegir hortalizas congeladas?

Son fuente de fibra y ricas en vitaminas y minerales. Ayudan a completar la ingesta de proteínas a través de fuentes vegetales, además de poseer un alto contenido en agua y muy poca cantidad de grasa.

  • No llevan conservantes.
  • Son fáciles de cocinar y muy cómodas. La mayoría no necesitan descongelado previo.
  • Son asequibles.
  • Están disponibles todo el año y su duración en el congelador es muy larga, por lo que siempre puedes tenerlas a mano para procurar una dieta rica en vegetales.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)