< volver

Vitamina E para no oxidarse y retrasar los efectos del envejecimiento

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 22 de febrero de 2019

Alimerka

 

Desde que en 1922 dos investigadores observaron que su déficit provocaba incapacidad en ciertos animales para reproducirse, la vitamina E ha llegado hasta nuestra días ligada al campo de la fertilidad. Sin embargo, la conocida como “vitamina antiesterilidad” también podría hacerse con un importante hueco en el mundo de la alimentación, ya que actúa como un potente antioxidante para nuestro organismo. ¿Quieres saber cómo la vitamina E puede ayudarte a vivir más y mejor? En La Cocina de Alimerka te damos las claves para un envejecimiento saludable.

Vitamina E, nuestro aliado para combatir el envejecimiento

Singular por ser una de las cuatro vitaminas solubles en grasa (estas requieren de este nutriente para su adecuada absorción y utilización), la vitamina E cumple tres funciones esenciales en el organismo:

  • Actúa como antioxidante. Neutraliza los radicales libres que se forman como consecuencia de la ingesta de alimentos, las funciones vitales o ciertos factores ambientales como la contaminación, la radiación ultravioleta o el humo del tabaco. 
  • Ayuda al sistema inmune a combatir agentes extraños como virus y bacterias.
  • Protege la salud arterial. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evita la formación de coágulos.

Aunque su déficit no suele ser habitual, éste puede producirse en ancianos, fumadores, o en personas con una dieta muy baja en grasa o que sufren problemas de malabsorción. ¿Nuestro consejo? Repasa los alimentos que eliges a la hora de alimentarte.

Alimentos con los que no te faltará vitamina E

  • Avellanas y almendras. Para que te hagas una idea: una ración de 30 g, aporta el 50 % de las ingestas recomendadas de esta vitamina (12 mg/ día). Pero que este dato no te haga despreciar el resto de frutos secos porque todos son una buena fuente de esta vitamina y de muchos otros nutrientes.
  • Aceite de oliva virgen extra y de girasol. Ambos aceites son ricos en vitamina, pero si hay un ganador ese es el aceite de girasol. Una cucharadita de éste aporta 4.9 mg de vitamina E frente a los 1.8 mg que aporta el aceite de oliva virgen extra en la misma cantidad.
  • Dorada, salmón, sardinas o jurel. Estos y otros pescados azules suponen un extra de vitamina E que te ayudarán a alcanzar la cantidad diaria recomendada en adultos.
  • Aguacate, batata, brécol o calabaza. Algunos de estos vegetales aportan entre 1 y 4 mg de vitamina E por ración, aunque espinacas, grelos y pimientos, ¡tampoco se quedan atrás!

¿Sabes cuál es la mejor forma de garantizar que la vitamina E no se pierda?

La vitamina E no es especialmente sensible al calor, sin embargo, debemos extremar las precauciones al dejar los alimentos ricos en vitamina E expuestos a la luz y al oxígeno. Para consérvalos, lo mejor es hacerlo en recipientes opacos, herméticos y en lugares oscuros.

Y tú, ¿sumas vitamina E a tu dieta?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)