< volver

Bollitos ingleses para el té

Por Reyes, 25 de abril de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Bollitos ingleses para el té


Hoy vengo con todo un clásico de la repostería británica, concretamente con los tradicionales bollitos dulces que acompañan al té de media tarde, llamados scones. Se trata de unos panecillos de masa dulce, tiernos y muy sabrosos que se cortan por la mitad y se rellenan con mermelada de fresa y una crema muy espesa, a medio camino entre la nata y la mantequilla, llamada clotted cream. Nosotros, vamos a rellenarlos con nata montada, ya que la crema original no se vende en España. ¡Ya veréis que bocado tan delicioso!

DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO: 15 minutos + horneado
 
INGREDIENTES para 8 bollitos: 
  • 350 g de harina
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 90 g de mantequilla fría cortada en cubitos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 175 ml de leche (preferiblemente entera) y un poco más para pintar los bollitos
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 vaina de vainilla
  • Mermelada de fresa y nata montada para servir


ELABORACIÓN:

1. Comenzaremos precalentando el horno a 200ºC (180ºC si utilizas ventilador)

2. En un bol tamizamos la harina y la mezclamos con la levadura y la sal.

3. Por otro lado, echamos un chorrito de limón y las semillas de la vainilla en la leche y la dejamos reposar mientras continuamos.

4. Ahora añadiremos la mantequilla fría y cortada en cubitos y lo vamos a mezclar todo utilizando las yemas de nuestros dedos, haciendo un movimiento como si estuviésemos pellizcando la masa y quisiésemos desmigarla, al final nos tiene que quedar una textura como de migas o pan rallado grueso.

5. Añadimos el azúcar y removemos bien con una cuchara para que se mezcle.

6. Añadimos ahora la leche y lo removemos todo bien.

7. Ahora enharinamos una superficie y ponemos la masa encima. Con las manos también enharinadas dividimos la masa en ocho trozos más o menos iguales y les damos forma de bollito, no son completamente redondos, sino que más bien tienen forma cilíndrica.

8. Los colocamos sobre la bandeja del horno forrada con papel vegetal y los pintamos con un poco de leche.

9. Horneamos durante unos 10 minutos, hasta que estén ligeramente dorados.

10. Dejamos enfriar completamente antes de servir cortados por la mitad con la mermelada de fresa y la nata montada.

Sugerencia de la Cocina de Alimerka: 

Si dispones de cortadores circulares de unos cinco o seis cm, puedes extender la masa de los bollitos y dejarla con un grosor de unos cuatro centímetros y cortar cada bollito con los cortadores, así es como se hace en la receta original, pero yo no tenía cortador de ese tamaño y por eso los amasé con las manos. Estos bollitos conviene tomarlos en el mismo día, porque es cuando más tiernos están, pero al día siguiente están también muy ricos. Incluso puedes abrirlos por la mitad y tostarlos en la tostadora o en la sartén con un poco de mantequilla si se te han quedado algo duros.

 

¡Espero que os animéis a preparar este clásico británico tan rico!