< volver

Bombas de tomate Cherry con crema de cebolla

Por Cefe, 22 de agosto de 2014

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Bombas de tomate cherry con crema de cebolla

Esta receta sencilla para una tarde divertida es una muestra de lo fácil que resulta hacer un aperitivo para compartir con tu familia y amigos.

La idea es hacer unas bolas de tomates cherrys que, al meterlos en la boca una vez cocinados, te hagan sentir una explosión ácida de tomate. ¡A mi me encanta! Espero que a vosotros también os enamoren estas bombas de tomate Cherry con crema de cebolla.

CALORÍAS POR RACIÓN: 215 calorías.

TIEMPO DE ELABORACIÓN 2 horas

INGREDIENTES

  • 1 paquete de tomates cherrys
  • 200 grs de harina
  • 10 grs de levadura de panadería
  • Sal
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • 2 cebollas
  • 2 cucharadas de azúcar

ELABORACIÓN

Antes de nada debemos precalentar el horno a una temperatura de 180 grados.

Comenzamos haciendo la masa. Para ello, disolvemos la levadura en un poco de agua, añadimos una pizca de sal y un chorrito de aceite. Mezclamos todo y vamos añadiendo la harina hasta conseguir una masa homogénea, es decir, que no se nos pegue en las manos y que quede bien compacta.

A continuación, y sin dejar fermentar ni reposar la mezcla, añadimos un poco de harina en la mesa donde la vamos a trabajar y estiramos la masa sin que nos quede muy fina. Os aconsejo que estiréis la masa con un grosor no inferior a un centímetro, ya que lo que buscamos es que se haga la masa por fuera, y por dentro el tomate explote en nuestra boca.

Una vez tengamos la masa estirada, vamos cortando en ella círculos del tamaño doble al del tomate cherry, para hacer bolas. A continuación, cogemos un cherry, lo ponemos en el centro de la masa y la cerramos hasta conseguir una bola redonda. Repetimos este proceso hasta tener todos los cherrys rodeados con la masa.

El próximo paso será meter en el horno precalentado las bolas de tomate en una bandeja cubierta con papel de horno. Dejamos que se haga la masa, y cuando esté hecha, la sacamos. Sabremos que está en su punto cuando veamos las bolas doradas.

Por otro lado, debemos hacer la crema de cebolla. Para ello troceamos las cebollas lo más pequeño posible y dejamos que se cocinen a fuego suave con un buen chorrito de aceite y una pizca de sal. Tenemos que conseguir una textura muy cocinada y un color dorado (y para esto lo mejor es que esté cocinado a fuego suave). Un truco es añadir un poco de agua para que quede más cremosa. Por último lo trituramos, añadimos un poco de azúcar para hacerla más dulce y ya está lista.

Ahora sólo tenemos que disfrutar de nuestras bombas de tomate con crema de cebolla, que podemos tomar tanto en frío como en caliente. Yo os recomiendo servir las bolas de tomate en caliente y la crema de cebolla fría.

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)