< volver

Mini-tartitas ligeras de limón

Por Reyes, 6 de enero de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Mini-tartitas ligeras de limón.


Después de los excesos navideños apetecen platos más ligeros pero no por ello hay que renunciar a un delicioso postre. Hoy os propongo unas mini tartitas de limón, muy refrescantes y ligeras, elaboradas con yogur desnatado por lo que apenas contienen nada de grasa. Una base de deliciosa galleta y una riquísima rodaja de limón escarchado completan este delicioso postre que encantará a todos.

DIFICULTAD: Muy fácil

TIEMPO: 15 minutos + reposo 

INGREDIENTES para 6 personas:

  • Medio kilo de yogur natural desnatado (yo utilicé uno que viene edulcorado con estevia)
  • 1 sobre de aga agar
  • Un bol pequeño con azúcar para escarchar los limone
  • 3 limones
  • 6 galletas tipo Digestive


ELABORACIÓN:

1. Lo primero que tenemos que hacer es preparar con antelación el limón escarchado, unas 24 horas antes de que vayamos a servir las tartitas. Para ello tenemos que cortar 6 rodajas muy finas de dos de los limones y quitarles con cuidado las pepitas. Para que te sea más sencillo cortarlas, puedes meter el limón en el congelador un ratito para que se endurezca más.

2. Ponemos las rodajas en el bol con azúcar, sumergiéndolas bien para que se empapen bien con el azúcar y dejamos reposar unas 24 horas.

3. Para la tarta, ponemos el yogur en un cazo a fuego lento junto con la ralladura del otro limón. Cuando vaya a hervir le añadimos el agar agar que previamente habremos rehidratado en un vaso con un dedo de agua. Removemos todo bien durante un par de minutos para que se disuelva bien y retiramos del fuego.

4. Repartimos la mezcla en 6papelitos para magdalenas que colocaremos en un molde de magdalenas (también puedes utilizar flaneras individuales o cualquier cosa que tengas con forma de mini tarta) y dejamos enfriar a temperatura ambiente hasta que se solidifique. Desmoldamos con cuidado y colocamos la tartita encima de una galleta y terminamos con la rodaja de limón escarchado y llevamos a la nevera un mínimo de dos horas para que se quede bien fresquito.

¿Habéis visto que sencilla es de preparar? Y es muy versátil, simplemente puedes utilizar yogur de cualquier sabor que te guste, por ejemplo de frutos rojos y terminar con unas frambuesas y arándanos frescos por encima. Las posibilidades son infinitas, prueba para encontrar tu combinación favorita.

¡No os la perdáis que está deliciosa!

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)