< volver

Pan de canela

Por Reyes, 18 de abril de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Pan de canela


¡Atención que vengo con una super receta! Sin duda de las más ricas que he probado, y es que si sois unos apasionados de la canela como yo, este pan os va a conquistar desde el primer bocado, es más, ya desde que estéis preparándolo, pues es muy entretenido de hacer y cuando está en el horno desprende un intenso aroma a canela que endulza toda la casa. Es muy tierno y esponjoso, casi se deshace en la boca y su presentación tan original, al más puro estilo americano, hace que sea perfecto para sorprender a todo el mundo... ¡una maravilla!


DIFICULTAD: Media

TIEMPO: 30 minutos + reposos + horneado

INGREDIENTES para un pan:

  • 60 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 125 ml de leche entera templada
  • Las semillas de una vaina de vainilla
  • 350 g de harina
  • 50 g de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 sobre de levadura de panadería

Para el relleno:

  • 3 cucharaditas de canela en polvo
  • ¾ de cucharadita de nuez moscada
  • 200 g de azúcar
  • 60 g de mantequilla derretida


ELABORACIÓN: 

1. Vamos a comenzar mezclando la leche tibia con la levadura y removemos y dejamos reposar unos minutos para que la levadura comience a activarse.

2. Mientras tamizamos la harina en un bol y le añadimos la sal y el azúcar y lo mezclamos todo. Reservamos.

3. Por otro lado, vamos a batir la mantequilla hasta que esté cremosa y la vamos a añadir sobre la mezcla anterior, sin mezclarlo, simplemente la ponemos encima.

4. Batimos los huevos junto con el extracto de vainilla y los agregamos a la mezcla de harina, removiendo bien.

5. Ahora le añadimos la leche con la levadura y comenzamos a amasar todo bien, durante unos quince minutos, hasta que tengamos una masa muy suave y elástica.

6. Ahora la cubrimos con un paño y la dejamos reposando una hora, lo mejor es que esté en un lugar cálido, un truquito es precalentar el horno a la mínima temperatura, unos 35 grados y apagarlo y dejarla dentro con la puerta cerrada.

7. Ahora ponemos la masa sobre una superficie bien enharinada y le damos unos golpecitos para eliminarle el exceso de aire. Extendemos la masa con un rodillo y le damos una forma más o menos rectangular (o ligeramente ovalada) y con un tamaño aproximado de 30x50.

8. Derretimos la mantequilla del relleno y la pincelamos sobre toda la masa, aunque parezca que es mucha, úsala toda, porque permitirá que se pegue bien el azúcar especiado.

9. Mezclamos la canela y la nuez moscada con el azúcar y lo espolvoreamos por toda la masa y pasamos el rodillo con suavidad para que se pegue bien a la mantequilla.

10. Ahora llega la parte divertida, el montaje del pan. Corta la masa es seis tiras iguales (mirando la masa con el lado largo de forma horizontal, haz los cortes de arriba a abajo, es decir perpendicularmente) y apila todas las tiras unas encima de otras.

11. Ahora corta nuevamente en 6 trozos y colócalos de lado en el molde engrasado previamente con mantequilla, es decir con las capas viéndose.

12. Cubre de nuevo con un trapo y déjalo reposar de nuevo dentro del horno precalentado al mínimo y apagado, durante unos 40 minutos, hasta que haya doblado su tamaño.

13. Cuando finalice el reposo sacamos del horno y precalentamos éste a 180ºC. Cuando esté listo, metemos el pan en la parte media del horno y dejamos unos 25-30 minutos, hasta que esté bien dorado.

14. Dejamos enfriar hasta que esté tibio y desmoldamos y servimos templado o frío.

Sugerencia de la Cocina de Alimerka: 

Cómo más me gusta disfrutar este pan es templado, por lo que puedes calentarlo unos segundos en el micro o unos minutos en el horno antes de consumirlo. El pan aguanta tierno varios días si lo guardas en un recipiente hermético forrado con papel vegetal. ¡Espero que os animéis a probar esta deliciosa receta! ¡Os va a encantar!