< volver

Pastas escocesas de mantequilla (Shortbread)

Por Reyes, 29 de marzo de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Pastas escocesas de mantequilla (Shortbread)


Hoy os traigo una receta escocesa muy tradicional llamada Shortbread y que podemos definir como unas pastas de mantequilla con una textura muy especial. Aromatizadas con vainilla, estas delicias se hornean en forma de círculo al que se les hace unas pequeñas hendiduras, y ya es cuando están frías cuando se cortan en porciones triangulares, adquiriendo así su peculiar forma. Muy extendidas por todo el Reino Unido, me recuerdan en su sabor a las pastas danesas de mantequilla que seguro alguna vez tuviste por casa en una de esas típicas latas azules, pero con una textura diferente, tienes que probarlas para comprobarlo.

DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO: 30 minutos + reposo + horneado

INGREDIENTES para 8 raciones: 

  • 175 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 yemas de huevo
  • 250 g de harina tamizada
  • 90 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 buena pizca de sal


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos batiendo muy bien la mantequilla con el azúcar, mejor si lo hacemos con unas varillas eléctricas o un robot de cocina, durante unos 5 minutos, hasta tener una mezcla bien cremosa y esponjosa.

2. Por otro lado, batimos las yemas ligeramente junto con las semillas de la vaina de vainilla, que habremos sacado abriéndola de forma longitudinal y cogiéndolas rascando bien la vaina con la punta de un cuchillo afilado.

3. Vamos incorporando lentamente la mezcla de yemas y vainilla sobre la mezcla de mantequilla, batiendo bien para que se incorpore bien.

4. Por último, incorporamos la harina tamizada y la sal, también poco a poco, y mezclando lo justo hasta que se integre la harina, sin batir ni pasarnos mezclando, o nuestras pastas quedarán duras.

5. Nos espolvoreamos las manos con harina y echamos una poca también sobre una superficie y ponemos en ella la masa y le damos forma de bola con las manos, y con suavidad, sin necesidad de amasar. Ahora pasamos la bola a un papel vegetal y le damos forma redonda con un rodillo, más o menos hasta obtener un círculo de unos 20 cm de diámetro y con un espesor de aproximadamente 1 cm.

6. Con un cuchillo bien afilado marcamos las ocho porciones del shortbread, sin cortar hasta abajo, y con las manos acomodamos un poco los bordes para que quede lo más redondo posible.

7. Cubrimos con papel film y lo dejamos reposar una hora en la nevera.

8. Precalentamos el horno a 160ºC (140º con ventilador)  y horneamos nuestro shortbread unos 35 minutos, o hasta que veamos que se dora muy ligeramente.

9. Dejamos enfriar unos minutos sobre la bandeja del horno y lo pasamos  aun rejilla metálica para que se termine de enfriar por completo. Cuando aún esté caliente, lo espolvorearemos con un poco de azúcar y cuando esté frío lo cortamos con las manos por las marcas que hicimos con el cuchillo, verás que se parte con mucha facilidad.

Sugerencia de la Cocina de Alimerka: 

Está delicioso servido junto a una buena taza de té o café, aunque sólo es una delicia también. Lo podemos conservar perfectamente durante varios días en un recipiente hermético forrado con papel vegetal. Es ideal para regalar y sorprender a nuestros familiares y amigos con un detalle muy dulce, en una lata de galletas redonda quedará espectacular. La receta original no lleva huevo, aunque a mi me gusta mucho como queda con él, si lo prefieres puedes sustituir las dos yemas de huevo por unos 50 g más de mantequilla y proceder con la receta de la misma forma.