< volver

Pastel de calabaza

Por Reyes, 28 de noviembre de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Pastel de calabaza


En plena temporada como estamos de calabazas, no podía falta la receta de este pastel tan tradicional del otoño americano, sin duda el postre por excelencia del famoso día de Acción de Gracias. Yo os quiero proponer una versión muy simple y fácil, utilizando masa de empanada fresca Alimerka, que da un toque delicioso y crujiente a nuestros pasteles dulces. Cremosa y especiada, esta tarta hará las delicias de toda la familia, ya desde que esté en el horno desprendiendo su delicioso aroma otoñal. Todo un espectáculo para los sentidos. 

DIFICULTAD: Muy fácil

TIEMPO: 15 minutos + horneado

INGREDIENTES :

  • 500 g de calabaza partida en trocitos
  • 1 trozo de jengibre pequeño, de 1 cm más o menos
  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 masa fresca de empanada Alimerka

ELABORACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 190ºC

2. Vamos a comenzar preparando un puré con la calabaza. Para ello la ponemos en un cazo con un pelín de agua, simplemente para que no se queme y también con el trocito de jengibre pelado. Cocinamos hasta que esté tierna la calabaza y en ese momento escurrimos bien y trituramos la calabaza con el jengibre.

3. Forramos la base del molde elegido con la masa de empanada y la pinchamos bien con un tenedor

4. En un bol colocamos el puré que acabamos de hacer con la calabaza y le añadimos la leche condensada, los huevos, la canela en polvo, la nuez moscada y la sal y batimos todo bien hasta que esté cremoso.

5. Ponemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 30-40 minutos, hasta que al pinchar con una aguja en el centro ésta salga limpia.

6. Dejamos enfriar unos minutos en el molde antes de desmoldar y dejamos enfriar completamente antes de servir.

Sugerencia de la Cocina de Alimerka: 

Si nos sobra tarta la podemos guardar en la nevera, donde aguantará sin problema durante varios días. La tarta está deliciosa sola, pero se puede servir con un poco de nata montada para darle un toque especial.

¡Tenéis que probarla y se convertirá en una de vuestras favoritas!