< volver

Receta de magdalenas tiernas y esponjosas

Por Reyes, 29 de agosto de 2013

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Receta de magdalenas tiernas y esponjosas

Pocas cosas proporcionan tanto placer en esta vida como el aroma de unas magdalenas recién hechas y humeantes que acaban de salir del horno. Son tan tiernas y esponjosas y van tan bien con todo que sin duda son uno de los clásicos de nuestros desayunos y meriendas. La receta que os traigo hoy está extraída del libro de Xavier Barriga “Bollería, hecha en casa y con el sabor de siempre” y con ella salen unas magdalenas simplemente perfectas. 

INGREDIENTES para 12 magdalenas

  • 125 g de huevo (aproximadamente 2 huevos tamaño L) a temperatura ambiente
  • 175 g de azúcar
  • 60 ml de leche entera preferiblemente
  • 190 ml de aceite de oliva suave (también puede ser de girasol)
  • 210 g de harina floja* (ver truco más adelante)
  • 7 g de levadura química tipo Royal
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • la ralladura de un limón o de una naranja o de ambos
  • Una pizca de sal

ELABORACIÓN:

  • Con las varillas eléctricas a velocidad media, batimos muy bien los huevos con el azúcar.
  • Bajamos al mínimo la velocidad e incorporamos la leche y, luego, el aceite, muy poco a poco.
  • Por otro lado, tamizamos la harina con la levadura y la mezclamos con la canela, la sal y la ralladura de limón y/o naranja. Incorporamos esta mezcla poco a poco a la de huevos, removiendo ya con una cuchara de madera lo justo para que todo esté combinado. Ahora cubrimos la masa con un paño y la metemos en la nevera un mínimo de una hora, pudiendo tenerla hasta 3 días allí.
  • Precalentamos el horno a 250ºC. Sacamos la masa de la nevera y la batimos enérgicamente con unas varillas manuales para que recupere su textura. Repartimos la masa en los papelitos, tres cuartas partes de su capacidad y bajamos la temperatura a 210ºC para hornearlas durante 14-16 minutos.

Si no tienes harina floja, puedes sustituir un 10% de la harina que tengas por maicena. Recién horneadas, las magdalenas pueden congelarse en una bolsa de plástico, después basta con descongelarlas a temperatura ambiente dentro de la misma bolsa. Justo antes de meterlas al horno, podemos decorarlas con un poco de azúcar, trocitos de chocolate, frutos secos etc. ¡Ya veréis que riquísimas están! 

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)