< volver

Rollo de bonito con olivas negras

Por Cefe, 15 de julio de 2015

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Rollo de bonito con olivas negras


Uno de los platos que más llaman la atención cuando paso el Negrón es el “Rollo de Bonito”. ¡Parece tan extraño que siendo uno de los mejores platos de la cocina asturiana no sea muy conocida...! Por eso hoy os presento uno de los mejores matrimonios:

Bonito y aceitunas.

Cocinado a fuego suave en una salsa de tomate, ¡hará que tu rollo sea una auténtica obra culinaria!

DIFICULTAD: media

TIEMPO: 1 hora 30 minutos

INGREDIENTES: para 3-4 personas

  • 1 kg de bonito
  • 1 bote de olivas negras
  • Harina
  • Sal
  • Salsa de tomate ( 1 cebolla, 2 tomates, 1 pimiento rojo o 1 bote de salsa de tomate)
  • Miga de pan
  • 1 vaso de leche
     

1. Comenzamos haciendo la salsa de tomate. Picamos las verduras, las ponemos a cocinar con un poco de aceite y cuando estén blandas añadimos la salsa de tomate y un chorrito de vino blanco. Trituramos.

2. Picamos el bonito en trocitos muy finos. Para ello podemos ayudarnos de batidoras, túrmix (batidoras eléctricas), y demás robots de cocina. Recuerda que lo que buscamos es deshacer lo mas posible el bonito.

3. Ponemos en un bol la miga de una barra de pan con leche y dejamos que se empape. Con este paso logrado, lo añadimos al bonito y lo mezclamos bien.

4. Añadimos sal y las aceitunas picadas. Amasamos todo.

5.  Ponemos una sartén con aceite a calentar

6. Mientras calienta el aceite vamos haciendo bolas grandes de bonito. Pensad que tienen que ser similares a las albóndigas, pero en este caso alargadas.

7. Las rebozamos por harina y las freímos hasta conseguir que estén bien doradas.

8. Con la salsa de tomate bien cocinada y triturada, añadimos los rollos dentro de la salsa y dejamos que se cocine durante 10 minutos aprox. a fuego suave para que se cocine por todas las partes. Si se nos quedan sin salsa siempre podremos añadir algo mas de salsa de tomate.

¿Has visto que fácil es preparar un buen rollo de bonito? Una receta perfecta para los más peques, ya que su sabor hace que parezca carne y sobre todo porque no encontrarán espinas.

Por cierto, un buen acompañamiento sería un buen plato de patatas fritas.
 

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)