< volver

5 trucos para disfrutar de la Navidad sin ganar peso

Por Laura Pire, 5 de diciembre de 2013

5 trucos para disfrutar de la Navidad sin ganar peso

El santo grial de los trucos, el secreto mejor guardado… ¿Hay alguna forma de comer, disfrutar y que no lo paguemos carísimo al final de la Navidad? Pues sí, pero algo de nuestra parte tenemos que poner, si no es así, no tendría ninguna gracia ni mérito. Tenemos que conseguir pasarlo muy bien, agasajar a todos y cada uno de los familiares y amigos que nos lo pidan, pero veamos en qué puntos debemos ceder al orden para no perder los papeles.

1. Un pensamiento preliminar.
En tres semanas que dura la Navidad, hay 63 comidas entre desayunos, comidas y cenas. Las comidas de fiesta más típicamente obligatorias son 5. Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. Si hacemos las 58 restantes de forma discreta y organizada, el cuerpo no llegará a notar la saturación de nutrientes y por lo tanto, podemos hasta adelgazar.

2. Mantener los horarios. Si aún con todo, tenemos tropecientos vermuts y vinos con compañeros, padres, tíos, vecinos y demás personas con las que nos apetece tomar algo en estos días, vamos a intentar pegarlos lo más posible a la siguiente comida o cena, para que no haya periodos intermedios que creen dos comidas o dos cenas que no se hacen bien ninguna de las dos.

3. Saca tiempo para hacer ejercicio. Reduce la ansiedad por los hidratos y dulces en general. Te hace sentir más dueña/o de tu hambre. Además, recuerda que el exceso de proteína salada pide dulce, y viceversa. Es fácil estar siempre deseando el contrario y lo confundimos con el hambre. Una ayuda para el control, es fundamental.

4. Los productos que se pueden picar, guárdalos bien envasados.
Queso cortado, embutidos y dulces emplatados, el dichoso plato de turrones en la mesa del salón… Destierra estas costumbres y te ahorrarás el picoteo que más engorda y que más descoloca el apetito normal a sus horas convenientes.

5. Bebe líquido para rehidratar la musculatura.
Los excesos navideños producen mini resacas tanto de comida como de bebida. El saturón de sal, alcohol y de alimentos muy concentrados que no estamos acostumbrados a tener que digerir en grandes cantidades, provocan una deshidratación general que solo debe ser compensada con agua. Nada de zumos o cerveza. A causa de los vaivenes de estas múltiples mini resacas se producen esos cambios de peso tan bruscos que suceden en las fiestas. Bebe agua y modera así la hinchazón.

Comentarios (1)

 

Por Elena DiazDiaz, 13 de diciembre de 2013

Gracias, Laura Pire, por esta página tan estupenda. En lo posible sigo siempre tus consejos.Un abrazo y Feliz Navidad y año Nuevo....

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)