< volver

7 Medidas para prevenir trastornos alimentarios en jóvenes

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 29 de junio de 2015

7 Medidas para prevenir trastornos alimentarios en jóvenes

 

Los trastornos alimentarios son cada vez más frecuentes, siendo la infancia y adolescencia etapas clave para su desarrollo, por ello, nuestra labor como padres es fomentar hábitos dietéticos saludables desde la infancia en el hogar, así como una actitud positiva sobre la imagen y capacidades de nuestros hijos. Esto te ayudará a que crezcan sanos y felices. En la Cocina de Alimerka te contamos cómo puedes conseguirlo.

Prevención desde la infancia.

Educa con el ejemplo. No hay nada mejor para inculcar hábitos alimentarios saludables en tus hijos que siendo el primero en seguirlos. Si no, será difícil que ellos hagan lo que nosotros no hacemos.

Establece horarios de comidas regulares y realiza el mayor número de comidas con ellos. Esto te permitirá establecer y fortalecer vínculos afectivos con tus hijos. De manera que se acercarán más y tendrás más posibilidades de saber qué les ocurre o cómo piensan.

Fomenta hábitos de alimentación saludables desde la infancia. Ofréceles menús equilibrados, con variedad de alimentos, incluyendo todos los grupos y moderando el consumo de comida rápida y productos industriales. Implícalos en la compra y la elaboración de platos sencillos y saludables. ¡Es la mejor medida para prevenir!

Transmite el concepto de belleza basado en la salud y cuidado personal. Basarse en la estética o las modas imperantes puede resultar peligroso. Del mismo modo, cuida los comentarios que haces sobre la imagen desde la infancia.

Vigila sus hábitos alimenticios y de vida. Esto no significa controlar, sino observar cambios de estado de ánimo, preocupación excesiva por el peso y la imagen corporal, tipo de información que consumen a través de revistas o internet y cómo se relacionan con sus amigos, detectando fenómenos de aislamiento o acoso.

Fomenta su autoestima. Enseñarles desde las primeras etapas de la infancia a conocer sus capacidades y limitaciones, hará que se conozcan mejor a sí mismos y sean menos vulnerables a comentarios e información imprecisa. Estimúlalos a extraer sus propias conclusiones y enséñalos a valorar la salud por encima de la estética. Fortalecerás su autoestima y capacidad de diferenciar lo conveniente de lo que no lo es, en cuanto a salud se refiere.

Transmíteles los aspectos positivos de realizar ejercicio físico. El ejercicio físico diario es muy importante en esta etapa ya que ayuda a establecer relaciones sociales y fortalecer la autoestima. Además, resta horas de otras actividades como ver la televisión o internet evitando así un contacto excesivo con tendencias, modas e ideales de belleza no siempre vinculados a la salud. 

¡Disfruta con tus hijos enseñándoles a disfrutar de la vida plenamente!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)