< volver

Alimenta las defensas de tus hijos

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 14 de septiembre de 2015

Alimenta las defensas de tus hijos


La vuelta a la rutina escolar y el cambio de estación pueden hacer que las defensas de tus hijos se resientan. Las bajadas de temperatura, los exámenes y la intensa actividad física y mental a la que están sometidos, hacen mella en su sistema inmune, siendo necesario prestar más atención a su alimentación. ¿Cómo hacerlo? Eligiendo bien los alimentos, combinándolos de manera adecuada y complementándolas con el resto de comidas. En la Cocina de Alimerka te damos algunas claves para ayudarte a conseguirlo.


Nutrientes que ayudan a sus defensas.

La carencia o déficit de algunos nutrientes pueden acarrear mayor facilidad para enfermar y hacerlo con más frecuencia. Por ello, conocer cuáles son y en qué alimentos se encuentran, es la mejor forma de poder integrarlos en la dieta.

1. Las proteínas, ¡imprescindibles! Presentes en carnes, pescados, huevos y lácteos, así como legumbres y cereales mantienen en plena forma su sistema inmune. Su déficit, disminuye la respuesta del organismo frente a las infecciones y prolonga el tiempo de recuperación. ¡No deben faltar!

2. Vitaminas del grupo B, ¡para una buena defensa ante un ataque! Las vitaminas B1, B2, B6 y B12 están relacionadas con el adecuado funcionamiento del sistema inmune y su capacidad para defenderse de agresiones externas. Incluye cereales integrales, legumbres, carnes, vísceras, huevos o frutos secos, para garantizar la cantidad que necesitan diariamente.

3. Vitamina C, para que no les pille el catarro o al menos, lo haga durante poco tiempo! Conocida por su relación con la reducción del tiempo de duración de los refriados. La vitamina C mantendrá su organismo a salvo o al menos reducirá el tiempo y la gravedad de los resfriados. Los cítricos, los frutos rojos, la papaya o las espinacas serán tus aliados.

4. Selenio y zinc, ¡refuerza su sistema inmune! Estos dos minerales son esenciales para una salud de hierro y un sistema inmune resistente. Los pescados, mariscos, vísceras o la pasta, son fuente de selenio. Y si lo que quieres es aumentar la cantidad de zinc, incluye alimentos como queso o semillas de sésamo o girasol.

5. Cobre, para una adecuada asimilación de vitamina C. Este mineral actúa en el organismo junto con el hierro, ayudando a mantenerlo sano y fortalecer el sistema inmune, mejorando la utilización de la vitamina C. Utilizar verduras de hoja verde, frutas desecadas, cacao, patatas o frutos secos te ayudarán a cubrir una cantidad suficiente.

¡Busca entre todas nuestras recetas y elabora menús para unas defensas ¡a prueba de bombas!
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)