< volver

Alimentación del bebé: verduras ¿por cuál empezar?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 26 de junio de 2017

Alimentación del bebé: verduras ¿por cuál empezar?

 

Cuando el bebé empieza a comer, una de las preocupaciones de todos los padres es saber cuáles son los mejores alimentos por los que empezar. Es el caso de las verduras. Por cuál empezar, en qué cantidad, y si hay alguna que se deba evitar son las dudas más frecuentes entorno a estas. Por eso, en La Cocina de Alimerka dedicamos este post a la alimentación del bebé y te contamos cuáles son las mejores verduras para comenzar y darle a conocer nuevos sabores y texturas. Si te interesa, ¡acompáñanos!

 

Importancia de las verduras en la alimentación del bebe

Las verduras son fuente fibra, vitaminas y sales minerales imprescindibles para el correcto crecimiento del bebé. Aún así, hasta los seis meses y siempre que sea posible, la alimentación del bebé deberá basarse exclusivamente en la leche materna, tal y como recomienda la OMS, y a partir de este momento, se aconseja empezar con la alimentación complementaria además de la lactancia materna. De este modo, el bebé comenzará a conocer los alimentos, su olor, sabor y también nuevas texturas.

Verduras, ¿por cuál empezar?

Como verduras hay muchas y no todas tienen porqué ser las más idóneas para empezar, en La Cocina de Alimerka os hablamos de aquellas que suelen ser las más habituales cuando el bebé empieza a comer. Estas son: judías verdes, cebolla, calabacín, puerro, tomate y apio.

Empieza mezclando dos vegetales y observa la tolerancia del bebé a las mismas. Asegúrate de dejar un intervalo de tiempo de entre 3 a 5 días para detectar fácilmente si alguna no le sienta bien. Posteriormente, puedes ir introduciendo otras verduras como la lechuga o la zanahoria y dejar para más adelante (12 meses) las acelgas y espinacas. Y si lo prefieres, también puedes optar por estas mismas verduras de origen ecológico. Descubre aquí algunas ideas para combinarlas.

Cocidas o al vapor, ¡las mejores formas de cocinarlas!

Ambas son formas adecuadas para que las verduras resulten más blandas y poder ofrecérselas en diferentes texturas o si las vas a emplear en puré. Si las haces cocidas, asegúrate de emplear solo la cantidad de agua necesaria. Así, evitarás eliminar vitaminas y minerales.

El pediatra, la mejor guía para la progresión alimentaria

Para muchos padres el momento de la transición alimentaria puede generar confusión e incluso, ser motivo de estrés. Para evitarlo, la mejor guía con la que podemos contar es el pediatra. Así que no lo dudes y consúltale todo lo que te preocupa entorno a la alimentación de tu hijo.

Cuando te des cuenta, comerá de todo y será capaz de hacerlo prácticamente solo. ¡Sé paciente y deja que lo haga a su ritmo! 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)