< volver

Alimentación libre de lácteos ¿misión imposible?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 12 de agosto de 2015

Alimentación libre de lácteos ¿misión imposible?

 

A simple vista, seguir una dieta libre de lácteos puede resultar algo más o menos fácil de llevar a cabo, pero aquellos que necesitan que sus alimentos sean 100 % libres de lácteos y derivados, saben que esta tarea puede resultar algo más complicada, pues algunos alimentos en los que esperaríamos no encontrarlos, pueden contenerlos. En la Cocina de Alimerka te damos algunas pautas para ayudarte a que así sea y facilitarte la tarea a la hora de hacer la compra.

 Di adiós a los lácteos,  pero solo si es necesario.

Cada vez son más las personas que por razones de salud necesitan eliminar de su dieta los lácteos y derivados. Por ello, si sospechamos algún problema con estos alimentos, deberemos acudir al especialista y sea él quien nos indique seguir una dieta libre de lácteos y derivados. Eliminar por nuestra cuenta y sin motivo estos alimentos, puede tener consecuencias negativas para nuestro organismo. Así que si tienes dudas, consúltalo con tu médico. ¡No juegues con tu salud!

 

No te fíes de las apariencias.

Pan, magdalenas, salsas o embutidos son algunos de los productos que entre sus ingredientes pueden llevar leche o alguno de sus derivados. Para que puedas detectarlos, te damos algunas claves a la hora de comprarlos y qué alimentos pueden contenerlos. ¡Toma nota!

  • Lee el etiquetado y evita los siguientes ingredientes: Caseína, caseína hidrolizada, caseinato y sus derivados. Mantequilla y aromas de mantequilla. Colorante y esencia de caramelo. Cremas y cuajadas de cremas. Harinas con alto contenido proteínico. Proteínas lácteas hidrolizadas. Lactosa y lactulosa. Polvo lácteo, suero, suero en polvo. Concentrado de proteínas y proteínas hidrolizadas de suero. Si tienes dudas con algún ingrediente, consúltalo antes de consumirlo.

 

Algunos alimentos que pueden contener leche o derivados:

  • Pan, pan de molde, productos horneados y cereales de desayuno: Algunas variedades de pan pueden llevar entre sus ingredientes leche o derivados. Si tienes dudas, pregunta en nuestra sección de panadería,  allí te informarán sobre sus ingredientes. El pan de molde y los productos horneados como magdalenas, bollos u otras elaboraciones también pueden contenerlo entre sus ingredientes. ¡Revisa el etiquetado!
  • Conservas: Aunque no es habitual, algunas conservas pueden contener caseinatos u otros derivados entre sus ingredientes. ¡Tenlo en cuenta!
  • Carnes procesadas y embutidos: algunas carnes tipo hamburguesa o albóndigas llevan como ingredientes derivados lácteos, lo mismo sucede con embutidos tipo jamón cocido, pavo o chorizo. ¡Verifica que compras aquellos libres de lácteos!
  • Salsas: Si utilizas este tipo de productos presta atención a sus ingredientes y lee las etiquetas.
  • Helados: prácticamente todos tienen una base láctea, elige aquellos de hielo y verifica sus ingredientes. Si quieres, puedes hacerlos tu misma. ¡Prueba este delicioso polo helado!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)