< volver

Alimentación para las personas que padecen fibromialgia

Por Laura Pire, 2 de octubre de 2013

Alimentación para las personas que padecen fibromialgia

Por si nunca habíais oído hablar de esta patología, os cuento que la fibromialgia es un trastorno poco conocido que quita mucha calidad de vida. Afecta sobre todo a las mujeres y provoca dolores generalizados, fatiga y cansancio. Aunque los dolores se presentan por todo el cuerpo, hay algunos puntos en los que al hacer presión el dolor es más intenso como el cuello, los hombros, algunas zonas de la espalda, los brazos, la cadera y las piernas.

Es una afección difícil de tratar y por desgracia solo podemos aliviar sus síntomas. El tratamiento es a base de medicación, un descanso muy bien programado y una vida tranquila. También es importante mantener una rutina diaria de ejercicio suave alimentando la musculatura con nutrientes que ayuden a que surja la vitalidad, rebajando en lo posible el dolor.

Se dice que puede desencadenarse a raíz de un acontecimiento estresante o una lesión recurrente por el trabajo físico duro. En una ocasión leí un estudio americano sobre las posibles razones psicológicas de este problema y me resultó muy interesante. Se hablaba de que muchas de las mujeres sometidas al estudio tenían un patrón mental muy similar. Personas duras que pueden con todo, que no delegan, que quieren ser imprescindibles en su familia y en su trabajo. La terapia psicológica es muy importante en la fibromialgia y por eso siempre forma parte del tratamiento.

Los minerales que ayudan a combatir el dolor y hacer aflorar la energía, no pueden faltar en la dieta de las personas con fibromialgia.

  • Una concentración baja de calcio en nuestra sangre puede agravar el dolor. Debemos tomar un gramo y medio de calcio al día a base de algas, soja, queso muy curado y seco, almendras, pescado y algún yogurt.
     
  • El magnesio es fundamental para la transmisión de los impulsos nerviosos y favorece la contracción muscular, de manera que un déficit de este mineral suele estar asociado a un estado de fatiga, cansancio, apatía, debilidad e incluso calambres musculares. Debemos procurar escoger para la dieta diaria, verduras de hoja verde y cereales integrales, legumbres, nueces e higos para asegurar una buena dosis de magnesio.
     
  • Los antioxidantes también son básicos en la alimentación. Los radicales libres pueden ser responsables de la inflamación dolorosa y el deterioro de los nervios y por eso hay que surtirse muy bien de antioxidantes para neutralizarlos. Para esto tomaremos frutas cítricas, pimientos verdes, verduras de hoja verde, nueces o avellanas. En general, alimentos ricos en vitamina C, E, beta carotenos y selenio.
     
  • La vitamina E también suele introducirse como complemento en la dieta para prevenir los calambres y espasmos.

  • Descansar bien es primordial y es interesante conocer qué elementos nos ayudarán a conseguirlo. Los alimentos ricos en triptófano ayudan a relajar la mente, mejoran el ánimo e inducen el sueño. Es un aminoácido que podemos encontrar en productos como el kiwi, el plátano, los frutos secos, en los lácteos como el queso y los huevos.

Comentarios (2)

 

Por maria cremades cejudo, 24 de marzo de 2016

Una pregunta...puede estar alterado tambien el sistema digestivo? Llevo con colitis un mes,tengo hernia de hiato y esofaguitis...si a eso se le une la colitis...ya no se que hacer...

 

Por Edit Cozzutti, 25 de marzo de 2016

Sufro Fibromialgia y además tengo asociadas varias enfermedades por dicha patología. Las que más me afectan son colon irritable , una especie de celiaquía ( no tolero además de las harinas, arroz, ni cereales, ni legrumbres), intolerencia a la lactosa, por lo tanto el tema COMIDA, es un drama diario. Gracias

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)