< volver

Alimentos que nos ayudan a espabilar

Por Laura Pire, 16 de agosto de 2013

El primer alimento que se nos ocurre cuando pensamos en espabilar en cualquier momento del día es el café. Un café o una bebida de cola parece para muchos, lo imprescindible para comenzar a trabajar o para ponernos las pilas en un momento de bajón. Es cierto que la cafeína favorece en nuestra mente el estado de alerta y mejora la concentración, pero también sabemos que tiene efectos secundarios que hacen que su consumo no sea el más recomendable: acidez de estómago, nerviosismo, insomnio, taquicardias…

La cuestión hoy es presentaros justamente propuestas saludables que nos ayuden igualmente a mantenernos despiertos y concentrados sin ingerir tóxicos o productos “problema”.

Los alimentos proteicos, por ejemplo, como las carnes, pescados y huevos, aportan al organismo proteínas que son un puzzle a base de aminoácidos. Alguna de estas piezas favorecen el estado de alerta, como es el caso de la tirosina, un aminoácido que aumenta la producción de los neurotransmisores que mantienen la mente alerta, concentrada y productiva: la noradrenalina y la dopamina. Ahí es nada.

Además, el aceite de oliva contiene ácido oleico que favorece el funcionamiento de la memoria, mejora la concentración, reduce la fatiga y es rico en antioxidantes, que son neuroprotectores.

El regaliz y el chocolate son dos alimentos recomendables. Los dos poseen dos elementos que son estimulantes hormonales de las glándulas suprarrenales, que están relacionadas con el bienestar y la sensación de estar en plena forma.

Algunos minerales también actúan sobre el sistema nervioso mejorando el desempeño cognitivo. Un buen aporte de cinc es capaz de mejorar la concentración. También el selenio actúa en la liberación de la dopamina y la serotonina que mejoran la velocidad de la transmisión de la información.

Por su parte, el hierro favorece la llegada de oxígeno a todas las células permitiendo su correcto funcionamiento. La falta de hierro se relaciona con mayor cansancio y fatiga. Los encontramos en alimentos tan dispares como las ostras, los frutos secos, el germen de trigo (el cinc), aguacate, nueces o legumbres (el selenio) y carnes rojas o vegetales de hoja verde (el hierro).

En cuanto a las vitaminas, hay que decir lo siguiente:
 

  • El ácido fólico reduce la ansiedad y actúa en el sistema nervioso mejorando el proceso cognitivo. Búscalo en vegetales de hoja verde: espinacas, acelgas, coles, etc.

     
  • La vitamina E protege a nuestras neuronas del deterioro que pueden sufrir debido al ataque de los radicales libres. Se encuentra en aceites vegetales o frutos secos.


Otra sustancia esencial para el buen funcionamiento del cerebro es la colina, un nutriente esencial precursor de la acetilcolina. La acetilcolina es un neurotransmisor entre cuyas funciones se encuentra mantener una buena memoria. El alimento que no debe faltar en nuestra dieta para que no nos falte este elemento, es el huevo.

Por tanto, si tenemos que trabajar después de comer o necesitamos estar concentrados y alerta por algún motivo, debemos preparar platos en los que se incluyan estos ingredientes, para no tener que recurrir a la taza de café y poder reducir la frecuencia de consumo de la cafeína.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)