< volver

Alimentos que pueden ayudarnos a reducir el riesgo de ictus

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 21 de agosto de 2019

Alimerka

 

¿Sabías que la ingesta habitual de ciertos alimentos, dentro de una dieta equilibrada y junto con estilos de vida saludables, pueden reducir el riesgo de ictus? Esta enfermedad cerebrovascular afecta más a mujeres que hombres y es la primera causa de muerte en el género femenino.  Sin embargo, reducir su aparición es posible y la clave está, en buena parte, en lo que ponemos en nuestro plato. ¿Conoces qué alimentos pueden ayudarte a prevenir su aparición? Descúbrelo a continuación en La Cocina de Alimerka.

 

 Alimentarse para reducir factores de riesgo 

Diabetes, hipertensión, colesterol elevado, sobrepeso u obesidad son enemigos de la salud de nuestro cerebro.  ¿La mejor forma de cuidar de él? Una vida activa junto con una alimentación nutritiva, son las mejores herramientas para combatir dolencias cerebrovasculares. Tanto es así que entre un 80-90 % de los ictus son prevenibles atajando los factores de riesgo a través de hábitos de vida saludables.

 

Alimentar nuestro cerebro

Conocer el impacto que los alimentos tienen sobre algunas enfermedades que afectan a nuestro cerebro, como el ictus, es fundamental para iniciar el cambio o mantener buenos hábitos a lo largo de toda la vida. ¿Sabes qué nutrientes son los preferidos de tu cerebro y por qué? 

  • Pescado azul, frutos secos y semillas. ¿Adivinas que tienen en común? ¡Exacto! Sus grasas insaturadas. Concretamente los ácidos grasos omega-3 que son las grasas de preferencia del cerebro. ¿Sabes qué hacen por él? Se encargan de su adecuado funcionamiento, dan elasticidad a las arterias y promueven su mayor dilatación. Además combaten su envejecimiento prematuro.
  • Aceite de oliva. ¿Sabías que un consumo de unos 25 gramos de aceite de oliva al día (3 cucharadas soperas rasas), se asocia con una reducción del 18 % del riesgo de ictus?
  • Carnes magras, mejor si son de ave. El consumo elevado de carne no le va nada bien a nuestro cerebro. De hecho, sustituir el consumo de carne roja o procesada por carne de pollo o pavo, parece reducir hasta un 27 % el riesgo de ictus.
  • Cereales integrales. Avena, pasta y arroz integral, quínoa o pan integral son todo un festín para él por su alto aporte en fibra. ¿Lo ideal? Consumir una cantidad suficiente para aportar entre 25-30 gramos de fibra al día.
  • Frutas y verduras: el caso del tomate. Las frutas y verduras son fuente de antioxidantes naturales y son el mejor elixir para garantizar la salud cerebrovascular. Además aportan otros nutrientes como magnesio, calcio o potasio, de gran influencia en la salud vascular. Tanto es así que la OMS aconseja un consumo de al menos 400 gramos diarios entre fruta y verdura. Y de entre todos ellos, uno parece destacar: el tomate. ¿El motivo? Su contenido en compuestos antioxidantes (licopeno, betacarotenos y retinol) que parecen reducir hasta un 59 % la posibilidad de tener un ictus. Así es que dejarle un hueco a esta hortaliza en nuestro plato, no vendrá de más. ¿no te parece?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)