< volver

Bulos y otras creencias entorno al huevo

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 21 de octubre de 2020


¿Hay que limitar la ingesta de huevos a dos al día? ¿Los deportistas deben desechar la clara? ¿Son más nutritivos crudos? Sin duda el huevo es un alimento de alta densidad nutricional y saludable, sin embargo, sus beneficios a veces quedan enmascarados detrás de falsas creencias y nos hace dudar de todas las ventajas nutricionales que su consumo puede ofrecernos. Te contamos qué hay de cierto en algunas de estas creencias.

 

¿Hay que limitar su ingesta semanal?

La creencia sobre la ingesta de huevo hasta no hace mucho era que no debíamos sobrepasar los tres huevos semanales por su aporte de colesterol y mayor riesgo cardiovascular. Sin embargo, actualmente, de acuerdo a los estudios realizados, no es necesario restringir el consumo de huevos semanales en personas sanas. Así es que consumir un huevo al día no supondría ningún problema siempre que se garantice la variedad de alimentos dentro de la dieta.

¿Los deportistas deben desechar las yemas para evitar una ingesta excesiva de colesterol?

Uno de los tópicos más repetidos en la alimentación de las personas deportistas es la práctica de desechar las yemas de los huevos para evitar un consumo excesivo de colesterol y así consumir solamente la proteína del huevo. Sin embargo, la influencia del colesterol dietario en el perfil lipídico es baja y al descartar la yema, estamos eliminando un 40 % de proteína, vitaminas liposolubles (D, A) y minerales como hierro, calcio o zinc.

¿Los huevos crudos son más nutritivos?

Otro mito de lo más extendido entorno al huevo es la creencia de que su consumo en crudo resulta mucho más nutritivo. Sin embargo, el cocinado del huevo hace que su proteína sea más diferible y asimilable y lo mismo sucede con sus vitaminas y minerales. Además, consumirlos crudos puede ser un riesgo microbiológico, ya que el cocinado reduce la carga microbiana y por tanto hace más seguros a los alimentos. Por último, el huevo contiene avidina, un antinutriente que se inactiva al cocinarse y que en su forma cruda puede dificultar la absorción de determinados nutrientes.

Los huevos ¿mejor a temperatura ambiente o refrigeración?

Esta es la duda más frecuente en cuanto a la conservación de los huevos. Y es que en el supermercado estos se mantienen a temperatura ambiente, pero una vez en casa, se aconseja almacenarlos en refrigeración para evitar fluctuaciones de temperatura y evitar que sus poros permitan la transferencia de humedad que facilite la contaminación interior. Refrigerándolos también se consigue una mayor frescura del huevo.

¿Conoces algún otro mito entorno al huevo? Si es así, ¡compártelo con nosotros!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)