< volver

Calorías líquidas. Tenlas en cuenta y aprende a hacerlas más saludables

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 22 de julio de 2016


¿El verano se deja notar en tu báscula? A pesar de que el calor puede hacer que comamos menos o de manera más ligera, es posible que a la hora de subirnos a la báscula esto no se refleje en ella o incluso, nos sume algunos kilos de más. ¿Las culpables? las calorías líquidas. Smoothies, zumos, cocteles, cerveza y otras bebidas, cuya ingesta es mayor en verano, aportan cantidades importantes de calorías y pueden llegar a desestabilizar nuestro peso sin apenas darnos cuenta. Así que tenlas en cuenta este verano y aprende, en nuestra Cocina de Alimerka, cómo hacerlas más saludables y menos energéticas. ¡Acompáñanos!


Las calorías invisibles


Una cerveza, unas copas de vino o un par de refrescos, parecen no hacerle daño a nadie. Pero, cuando esta ingesta se repite a lo largo de la semana, puede traducirse en una ingesta calórica excesiva que se acumula en nuestro cuerpo en forma de grasa. ¿El resultado? Unos kilitos de más, propios de los excesos del verano. Y es que las bebidas y su aporte energético, pueden pasar desapercibidas de nuestra dieta, por eso es necesario ejercer un control sobre ellas para que mantener nuestro peso estable o ponerse a dieta no se convierta en una obligación al final del verano. Y aunque puedas pensar que cuidarse, está reñido con disfrutar del verano, verás que no tiene porqué ser así. ¿Quieres saber cómo puedes conseguirlo? ¡Te damos algunas claves!

Bebidas menos energéticas


Un zumo de naranja, un granizado de limón, una copa de vino o unos culines de sidra, parecen inofensivos, pero si no controlamos la cantidad que ingerimos, pueden llegar a suponer entre 600 y 1000 kilocalorías o más a la semana. Así que si quieres evitar añadir calorías de más, toma nota de estos sencillos consejos:

En la nevera ten siempre agua, así siempre la tendrás bien fresca para cuando necesites hidratarte. Por el contrario, reduce la cantidad de bebidas alcohólicas y refrescos presentes en tu nevera.
Para saciar la sed, usa el agua. Si te resulta aburrido beber siempre agua, agrégale un poco de zumo natural o unos trozos de fruta troceada. ¡Notarás la diferencia!
El té frío, las infusiones heladas, o el café con poca cantidad de leche, son bebidas que te refrescan y aportan muy pocas calorías.
Cuidado con las tardes de terrazas. Si lo practicas con frecuencia, debes elegir bien tu bebida, sino ¡irás sumando calorías sin darte cuenta! Una clara, mitad cerveza mitad gaseosa, un tinto de verano ligero o un refresco light, son bebidas que te ayudarán a aligerar la ingesta de calorías vacías. Así que antes de solicitar tu bebida, piensa bien qué vas a pedir. Hay muchas opciones menos calóricas y ¡muy refrescantes!

 Y es que disfrutar del verano sin necesidad de sumar calorías, ¡es posible!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)