< volver

Cinco consejos para prevenir cortes de digestión

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 1 de julio de 2016

Cinco consejos para prevenir cortes de digestión

 

Seguramente que a todos nos ha tocado sufrir esas interminables dos horas de riguroso cumplimiento, bajo la atenta mirada de nuestros padres, antes de poder volver a darnos un chapuzón en la playa o piscina. Para evitar cortes de digestión. Seguro que os suena, ¿verdad? Y es que ese corte de digestión, en realidad, parece que se produce por un cambio de temperatura brusco en nuestro organismo al entrar en contacto con el agua fría. Así que para evitar sustos innecesarios este verano, en la Cocina de Alimerka te damos algunos consejos para prevenirlos. Si te interesa saber más, acompáñanos y descubre de qué se trata.

Evita los cambios bruscos de temperatura. Te contamos cómo a continuación:

1. Come platos ligeros y refrescantes. Procura no tomar alimentos que requieran una digestión pesada y lenta, pues puede retrasar el proceso de la digestión, aumentado la temperatura corporal y consecuentemente producir un choque brusco en contacto con el agua si está muy fría. Una ensalada de quínoa, un arroz con verduras o postre frío puede ser la mejor forma mantener nuestro cuerpo fresco.

2. Evita estar mucho tiempo expuesto al sol. Esto puede hacer que tu cuerpo aumente su temperatura corporal y en contacto con el agua sufras efectos indeseados. Y si lo haces, hazlo por el tiempo justo y siempre protegiéndote adecuadamente.

3. Hidrátate bien. Aunque no tengas sed, cuando el calor aprieta es necesario consumir una cantidad adecuada de líquidos que permitan reponer las pérdidas hídricas. Si conseguir tomar 2 litros de agua o más, te resulta complicado, puedes optar por combinarla con otras bebidas como smoothies, batidos, zumos, polos o aguas saborizadas con frutas. ¡Elige la que más prefieres!

4. Evita el consumo de bebidas alcohólicas. Su consumo ayuda a aumentar la temperatura corporal y la eliminación de agua. Nada aconsejable cuando hace mucho calor o nos vamos a dar un baño. ¡Prefiere otras bebidas que resulten más hidratantes! Y deja estas para otro momento y consúmelas siempre con moderación.

5. Prepara tu cuerpo poco a poco. Los expertos recomiendan que cuando nos demos un baño en la playa o piscina no entremos de repente, sino que lo hagamos poco a poco para que nuestro organismo se adapte progresivamente al cambio de temperatura.

Así que ya lo sabes, sigue estos sencillos consejos y ¡evita sustos este verano!
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)