< volver

Cinco razones por las que incluir huevo en tu dieta

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 14 de agosto de 2019

Alimerka

 

¿Sabías que el huevo es altamente saciante, que apenas tiene grasa saturada y que sus proteínas son de las mejores? O que, ¿si eres deportista, no es necesario quitarle la yema?  E incluso: ¿qué empezar el día comiendo uno puede ser una buena medida para controlar tu peso? Si no sabías todo esto sobre uno de los productos más consumidos, es que tal ha llegado el momento de prestarle la atención que se merece. En la Cocina de Alimerka te damos algunos motivos para empieces a incluirlo de forma más habitual en tu dieta: 

¿Por qué elegir huevo?

  • 1.Es bajo en calorías. Con tan solo unas 95 Kcal por unidad, es un alimento que aporta muchos nutrientes en muy pocas calorías. Eso sí, siempre que lo hagas cocido, a la plancha o escalfado. Si añades aceites y lo fríes, o le añades acompañantes en un revuelto, la cosa puede cambiar y mucho.
  • 2.Sus proteínas son de las más completas. Y es que contiene todos los aminoácidos esenciales en su pequeño tamaño. Tanto es así, que sus proteínas son el patrón de referencia para comparar el perfil proteico del resto de alimentos: en el top 10 de las proteínas, ¡el número uno es para el huevo!
  • 3.Sus grasas son mayoritariamente insaturadas. Esto lo convierte en un buen aliado para nuestro sistema cardiovascular. Y si te preguntas que qué pasa con su colesterol, te diremos que a pesar de que su cantidad es relativamente elevada (unos 237 mg por huevo), no es el causante de niveles elevados de colesterol. La razón se encuentra en que no todo lo que comemos es utilizado por nuestro organismo, en concreto, en el caso del colesterol dietario, nuestro cuerpo tan solo utiliza un 15 % del total ingerido. Pero ojo, esto no significa que debamos darle barra libre a los alimentos ricos en colesterol. En el caso de los huevos, una ingesta de uno al día no supone ningún problema en personas sanas.
  • 4.Su yema es un plus de nutrientes. Y es que es fuente de vitaminas K, E, D y A y algunas vitaminas del grupo B. Además, aporta cantidades muy interesantes de colina, un nutriente semiesencial con efecto neuroprotector. Y también luteína y zeaxantina, dos pigmentos con efectos en la prevención de enfermedades oculares degenerativas asociadas a la edad. Además, supone un extra de minerales como calcio, hierro, potasio o selenio y zinc. Sin duda, un buen suplemento mineral natural. Y si eres deportista, ¡piénsate lo de desechar la yema!
  • Es altamente saciante. Esto es así por su combinación de nutrientes (proteínas y grasas saludables) que hace que sea un alimento concentrado y que su digestión se produzca más lentamente. Te ayudará a pasar el día sin hambre.

Hazlo protagonista de tus platos

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)