< volver

Claves para adelgazar los excesos de las vacaciones

Por Laura Pire, 20 de septiembre de 2013

Claves para adelgazar los excesos de las vacaciones

Cuando volvemos de vacaciones, la hinchazón generalizada nos invade. A quien a más a quien menos le molesta un michelín inflamado, la sensación de estar siempre lleno e incluso comiendo ya casi sin hambre. Ha llegado el momento de aligerar suavemente y sin pasarse, aunque lo que apetezca sea dejar de comer una temporada larga.

1. Vuelve a organizar las tomas. Es lo primero que debemos hacer. Una toma cada tres horas, dejando ese tiempo por el medio sin tomar más que agua. Nada de infusiones o cafés. Esto también es picar. Misteriosamente, si cuidamos esta pauta, el hambre y la ansiedad se suavizan y mucho.

2. El desayuno debe seguir siendo completo: un pequeño lácteo, un hidrato de carbono como los cereales o el pan en tostadas con mermelada, compota o tomate rayado por ejemplo, más una porción de fruta o un zumo natural.

3. Mantenemos la estructura de comidas habitual solo que ajustamos las raciones. Esto es mucho mejor que decidirse por alimentos extremadamente ligeros que no estamos acostumbrados a digerir en grandes cantidades y que nos dan hambre de dulce a las dos horas escasas. Me refiero al abuso de las ensaladas y las frutas, que parecen la mejor propuesta, pero es muy fácil desequilibrar la dieta.

4. Optemos por tener siempre disponible una buena ración de verduras cocinadas como pistos, bolsas de verduras para asar o verduras frescas para la parrilla, para utilizarlas como guarnición comodín de porciones muy pequeñas de carnes y pescados. Esta debe ser la base de nuestras comidas y cenas.

5. Añadiremos siempre una pequeña porción de hidratos de carbono de gran calidad. Escogemos los integrales como arroz, pasta o cus-cus, pero también me gusta mucho la quinoa o el pan integral.

6. Debemos incluir las legumbres una o dos veces a la semana estofándolas con verduras y evitando añadirles grasas y sales en exceso a causa de los embutidos. Para tomar correctamente las legumbres con embutido tenemos que cocinarlos aparte y añadirlos al final, cada uno en su plato.

7. Los tentempiés como la media mañana y merienda deben aportar líquido, fruta y un pequeño empujón de energía. Las mejores propuestas: Una infusión con una fruta, un zumo con una galleta integral o un café con un poco de pan integral.

8. Y a caminar todos los días por lo menos media hora a la mayor velocidad que podamos. Se nota la mejoría rapidísimo.

Comentarios (2)

 

Por maria, 29 de enero de 2014

Hola laura Cuando hablas de proporciones adecuádas a que te refieres, pues yo comienzo siempre mis comidas con verduras xoxinadas ya que las ensaladas no mesientan bien.

 

Por Laura Pire, 31 de enero de 2014

Hola María. Me refiero a la proporción de nutrientes entre los tres grandes grupos: hidratos, proteínas y vegetales. El esquema ideal se parece a esto; 1/4 del plato proteínas, 1/4 de hidratos y el resto, es decir, la mitad del plato, vegetales en tu caso cocinados porque te sientan mejor. En general, son muchas las personas a las que los crudos les sientan fuertes, por eso, y por la energia que aportan al cuerpo, yo siempre recomiendo cocinarlos bien. Gracias. Un saludo.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)