< volver

Claves para no engordar en vacaciones

Por Laura Pire, 2 de julio de 2013

  • Lo primero que cambia cuando estamos de vacaciones son los horarios, nos levantamos más tarde y pasan menos horas desde el desayuno hasta la comida. Lo ideal es intentar levantarse aproximadamente a la misma hora y respetar los horarios en la medida de lo posible. Sólo con esto ya hacemos que nuestra maquina digestiva funcione como un reloj. Se regulan mejor las visitas al servicio, los picos de azúcar son más constantes y se gastan mejor los nutrientes.
     
  • Si estamos en un hotel y nos ofrecen un desayuno tipo buffet, podemos hacer un par de mañanas la broma de imitar a los anglosajones y desayunar huevos fritos, beicon, salchicha…, pero no debe ser la norma. Es bueno escuchar al organismo y darnos cuenta que cuando llevamos dos o tres días comiendo fuera de casa, nos empezará a pedir comidas más ligeras, más ricas en agua e incluso podemos sentir un cierto empacho que invita a disminuir las tomas como si estuviéramos malos. Hagamos caso y démosle un respiro. Ensaladas, pasta ligera y frutas son la receta para descansar el sistema.
     
  • Sobre las bebidas alcohólicas, decir que las cervezas, tintos, combinados y demás, no pueden ser la forma de refrescarnos y de llenar nuestro organismo de liquido. El alcohol deshidrata, por eso producen resaca. Y ésta es la enemiga de la hidratación. Debemos separar los momentos. Hora de paseo, baño o un poco de deporte, bebemos sólo agua. Momento de aperitivo, copita de después de cenar, etc, esos son los momentos indicados para tomar la bebida con alcohol que nos apetezca. Para aligerar los aperitivos escoge tintos de verano, claras de cerveza con limón o zumos rebajados.
     
  • También en vacaciones, os invito a que respetéis las tomas cada tres horas como siempre os recomiendo, y debemos encajar los helados en todo este plan. Un día podemos escoger un helado de hielo, otro día uno de crema o un smoothie, pero siempre el mejor momento es una las tomas intermedias del día, media mañana o merienda. También puede ser un postre equilibrado después de una comida o cena ligera. Es mucho mejor hacer esto, que tomar cualquier cosa light cuando nos apetezca, como bebidas o sorbetes. Esto no tiene sentido.
     
  • En cuanto a las comidas y cenas, siempre que no hayamos ido a un sitio a probar expresamente una delicia de la zona, os recomiendo que os decantéis por platos ligeros y refrescantes a base de sopas frías o cremas de verduras, ensaladas variadas, siempre que sea posible o no tengáis ninguna apetencia especial.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)