< volver

Comidas de verano que protegen el pelo y la piel

Por Laura Pire, 23 de julio de 2013

¿De dónde obtenemos todos esos elementos nutricionales que siempre os recomiendo para la salud y la belleza del cuerpo? Hoy quiero señalaros platos concretos de nuestro blog de cocina, para que podáis notar el beneficio directo de controlar nuestra propia nutrición, aportando lo que nuestro cuerpo necesita.

Huevos rellenos de cangrejo, atún, aceitunas y mayonesa
En esta receta encontramos un compendio nutricional perfecto para la fuerza de la piel y la anti-oxidación necesaria para protegerse. El atún aporta el omega 3, las aceitunas la vitamina E y la mayonesa, toneladas de vitamina A. El mix ideal de vitaminas que mejoran la respuesta al bronceado, aportan jugosidad a la piel y fuerza al pelo.

La receta estrella de Cefe, de carro de centollo
El zinc que aporta el centollo es el mineral más importante para mantener el crecimiento del pelo y la uñas. Si hay crecimiento, hay alegría. La ligereza calórica del marisco es perfecta para seguir una dieta, pero siempre complementado con verduras y una pequeña porción de hidratos.

Guiso de judías verdes y ternera asturiana
Las judías verdes son muy ricas en potasio. Este mineral se encarga de mantener una correcta gestión de la hidratación en equilibrio con el sodio. Este es un plato único, completo y ligero. Añádele solamente una rebanada de pan integral como acompañamiento.

Una buena sopa de verduras
Sin miedo a los platos calientes en verano, que no vivimos en el caribe. Una sopa de verduras te resuelve la hidratación, los minerales y vitaminas que aportan los vegetales y te reajusta térmicamente en los días de más calor porque ayudan a sudar, que es muy sano. ¿Habéis visto que en el desierto se toman infusiones muy calientes? La sabiduría popular, que de nuevo nos sorprende.

Gazpacho de melón con jamón. Refrescante y nutritivo
Esta receta tiene melón, cebolla, pimiento verde, tomate y aceite, entre otras cosas. Un zumo-cóctel de vitaminas y minerales sin cocinar, dispuestos a ser absorbidos. La concentración de nutrientes es tal, que se absorbe un porcentaje muy alto de elementos. Y por supuesto, el agua que bebemos sin darnos cuenta, que también es la clave de nuestra hidratación.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)