< volver

Cómo escoger el menú más sano fuera de casa

Por Laura Pire, 26 de junio de 2012

Como escoger el menú más sano fuera de casaEn casa lo tenemos fácil. Hemos ido al supermercado y si nos hemos preparado un pequeño menú para la semana, compraremos lo que sea necesario para tener una despensa organizada y completa. Pero, ¿qué pasa cuando tenemos que comer fuera varias veces a la semana?, ¿se puede hacer algo razonable que no sea comer ensaladas todos los días? Pues sí, queridos amigos. Escoger e inventar una distribución más adecuada es posible, aunque no en todos los casos.

Parece que lo más adecuado para no acabar como terminan muchas personas que comen fuera, con problemas digestivos, mucho sueño después de la comidas o cogiendo peso poco a poco pero sin límite, etc. es buscar la opción más ligera como evitar el postre, el pan o el vino y comer todo a la plancha, pero realmente lo que es fundamental es dar calor al estómago con alimentos de fácil digestión y evitando las grandes racionesSi controlamos la excesiva cantidad de comida de los menús, podemos tomar una copa de vino e incluso un trozo de pan, manteniendo el peso y con una digestión agradable. Recordamos que el menú debe estar proporcionado. De nada sirve el tomar solo proteínas, solo verdura o nada más que hidratos. Y por supuesto, la plancha por si misma no adelgaza ni aligera. No es la solución para comer fuera y sano. Vamos a ver las posibilidades:

- Restaurante a la carta: Facilísimo. Pedimos una ración de proteína animal en pequeña cantidad y que no sea la protagonista del plato. Como guarnición, escogeremos una buena ración de verduras en caliente como, por ejemplo, parrilla de verduras con un pescado a la plancha, solomillo con setas en cantidad o bacalao con mucho pisto.

- Cafetería o restaurante con platos combinados: Buscamos un combinado que tenga verdura, por ejemplo champiñones. Analizamos el resto del plato, por ejemplo, pollo a la plancha, con croquetas y champiñones, muy típico, por cierto. Pues pediremos que nos retiren las croquetas y que nos dupliquen la ración de champiñones. No tengáis reparo en pedir estas especificaciones en los restaurantes. Os sorprenderíais de la cantidad de gente que solicita cambios en los menús sin ningún problema.

- Cafetería de sándwiches o lugares de comida rápida: Un sándwich puede ser vegetal en frío como los típicos de atún y por qué no, podemos pedir una adaptación en caliente como lomo con pimientos, pollo con rodajas de tomate o calabacín a la plancha, sándwich de bonito con tomate, etc. En restaurante de comida rápida podemos encontrar una ensalada de pasta con cangrejo, pollo, atún, etc. Solo para emergencias porque la ensalada en frío para comer, aparte de no aportar la energía en calor que necesitas para seguir trabajando, te puede hinchar y provocarte las ganas de dulce o café a la hora y media. Señal de que no cubre la energía que necesitas.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)