< volver

Cómo se evalúa el estado nutricional

Por Laura Pire, 24 de julio de 2012

medición, evaluarSeguramente, alguna vez os habéis preguntado si vuestra nutrición es correcta. Intrigas alimenticias de todo tipo nos hacen llegar a la conclusión de que no estamos seguros de estar comiendo bien o de si estamos bien nutridos.

Hoy os voy a contar a grandes rasgos cómo se sabe si una persona está bien alimentada.

Empezamos por el peso y la altura. Esa historia que nos contaron de que si le quitas diez kilos a la altura, aparece el peso que deberías tener pues no deja de ser una forma un poco pachanguera de calcularlo. En esta fórmula, el factor “constitución” no se está teniendo en cuenta y es muy importante. ¿Os acordáis cuando a las modelos de Cibeles se les empezó a controlar según la formula BMI, índice de masa corporal (dividir el peso en kilos por el cuadrado de la estatura)? No las dejaban bajar del 18,5. Está muy bien como comienzo de un control del peso dentro de este mundo tan delicado, pero ¿Qué pasó en Cibeles ese año? Pues que chicas con una constitución ósea grande, por debajo de esta cifra estaban cadavéricas y eran expulsadas del desfile a la vez que otras chicas con una constitución finísima, que cerca de ese 18,5, estaban perfectamente nutridas. Hay tener en cuenta más factores aparte de la estatura y el peso.

La impedancia eléctrica es un mecanismo para determinar la cantidad de grasa, de músculo, de agua, el tono muscular, en definitiva, un montón de datos que sí que nos permiten saber si una persona come con energía, hace vida sedentaria, estuvo fuerte a nivel muscular y lo perdió, su gordura contienen mucha agua, etc.

La analítica de sangre es muy útil. Nos permite conocer cómo maneja la grasa esa persona, cómo la metaboliza. Triglicéridos, colesterol, enzimas hepáticas que se trastocan con la obesidad o el alcohol. También podemos conocer la cantidad de ácido úrico, hierro o valores de hormona tiroidea, que es la que nos dice a “qué velocidad” funciona nuestro cuerpo. Si nuestro metabolismo es rápido o lento. Todos estos factores en sangre, cuando están alterados, se tratan con un menú adecuado durante un mes como mínimo. De este modo sabremos qué valores se corrigen solo con la alimentación y cuáles deben pasar a ser valorados por el medico.

Otros datos de interés para conocer el nivel nutricional de una persona son las medidas antropométricas: Peso, altura y pliegues. Con el “plicómetro” se miden los pliegues de grasa de diversas zonas del cuerpo. De este modo conocemos los acúmulos de grasa subcutánea. La distribución de la grasa en el cuerpo también nos da pistas sobre el tipo de enfermedades a las que estamos predispuestos y que se pueden desarrollar si no se cambia o se mejora la condición física.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)