< volver

Complementos alimenticios que debemos conocer

Por Laura Pire, 4 de mayo de 2012

qué vitaminas debemos tomarCuando yo estudiaba la carrera de nutrición, allá por el año 92, la palabra dietética sonaba a tienda de dietética, a hierbajo, a potingue, etc. La palabra nutrición estaba muy relacionada con las papillas infantiles, potitos y alimentos relacionados con el delicadísimo estado de salud de algún conocido. Menos mal que ya no es así, porque resultaba muy incómodo explicar a voces por encima de la música de un bar de copas, que lo que yo estudiaba era dietista, no dentista, después de que me enseñaran un empaste tirando fuertemente de su carrillo.

Fuera de bromas. Lo que hoy me gustaría contaros es que en los herbolarios y tiendas de dietética, además de productos biológicos y alimentación especial para distintos tipos de vegetarianismo, que ya hablaremos otro día con calma, encontramos también lo que se llaman complementos alimenticios. Una forma de definir a las medicinas naturales en forma de fitoterapia, de una forma un poco ambigua. La fitoterapia consiste en extraer los principios curativos de las plantas para que podamos utilizarlas en nuestro beneficio. Pelotazo de ginseng, complemento alimenticio. Una ampolla súper potente de té verde que te pone como una moto, nervioso y pasado de vueltas, también complemento alimenticio. Por esto, me gustaría explicároslo un poco para que penséis bien que vais a tomar y por qué.

Hay un montón de productos de este tipo, que mejoran nuestro día a día sin interferir en la salud y que ayudan a mejorar la función de un órgano concreto y de una  forma suave. Ojo, no por ser natural un producto, es inofensivo para la salud, que la cicuta también es muy natural pero cuanto más lejos estemos de ella, mejor. Los complementos, a base de plantas medicinales de probada eficacia, son las únicas que vamos a contemplar, pero siempre con cuidado y con el consejo profesional. Vamos con algunos ejemplos que revisamos de la forma más práctica. Si se usan o no se usan habitualmente y hasta donde podemos esperar sus efectos.

  • Cardo mariano y boldo: Los encontraréis en infusiones o cápsulas cuando se supone que el órgano que está delicado es el hígado. El uso que yo le doy es exclusivamente para mejorar la pesadez de las digestiones, los gases o un posible empacho.
  • Cola de caballo: Típica infusión o cápsula que se utiliza para evitar la retención de líquidos. Actúa como un diurético suave, si se toma la dosis adecuada, pero el aficionado a estos complementos, a veces abusa de ellos. Cuando forzamos al organismo a perder líquido, también eliminamos minerales importantes. El cuerpo es capaz de eliminar el líquido que le sobra con una buena dieta. Yo nunca uso la cola de caballo. No me parece necesaria.
  • Papaya en cápsulas: La papaína, que es el componente interesante de la papaya, es capaz de ayudar a digerir las proteínas y por lo tanto hace de la digestión difícil, un paseíto. Muy digestivo y muy útil en comidas fuertes.
  • Ginkgo Biloba: Se utiliza muchísimo para la circulación, pero sobretodo, el uso más especial es el de mejorar el riego sanguíneo cerebral en las personas mayores. Es muy eficaz y seguro.

Igual os apetece hablar de algún otro complemento. Ya me contaréis.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)