< volver

Conservarse estupenda embarazada y con 40

Por Laura Pire, 5 de marzo de 2013

La vida está montada así. En estos tiempos, cuando una mujer quiere tener un hijo después de haber estudiado mil masters, dos carreras y por fin tiene un trabajo que le permite mantenerse cómodamente, es fácil que ronde los 40. Y por esto, los expertos en medicina de la mujer como la Clínica Dexeus dicen que su objetivo está en adaptar la tecnología médica a las necesidades reales. Mantener la salud de las mujeres a cualquier edad es una de las más nobles propuestas que pueda imaginar ésta que suscribe.

Vamos a repasar los puntos más delicados de un embarazo, pero aplicados a la década de los 40.

Circulación

Durante el embarazo pueden aparecer problemas circulatorios puesto que el volumen sanguíneo aumenta hasta en un 20%, el útero aumenta su tamaño y aumentamos de peso. Esto provoca una mayor presión sobre las venas pélvicas. La circulación se vuelve deficiente, sobre todo en las piernas, y pueden aparecer varices.

Debemos seguir una dieta rica en fibras, con mucha verdura y fruta. Además, si reducimos la sal, logramos una menor retención de líquidos. Reducimos también condimentos, especias, fritos y comidas picantes, para que no aparezcan venas varicosas.

Calcio para proteger huesos y mucho ojo a la dentadura

Durante el embarazo, las necesidades de calcio aumentan porque el bebé lo necesita para la formación de su esqueleto. Normalmente se necesitan 800 mg de calcio al día, pero para una mujer embarazada son necesarios 1,200 mg. Es decir: más lácteos bajos en grasa, frutos secos (avellanas, almendras), verduras (coles, berza, acelga) o pescados (sardinas son ideales).

El tercer trimestre es el momento en el cual se deposita la mayor cantidad de calcio en el esqueleto del bebé y debemos extremar la precaución para que no se produzcan descalcificaciones de nuestro propio esqueleto. Aquí es donde vienen los problemas dentales. Gingivitis, piorrea y otras afecciones que debemos ir inmediatamente a tratar. Nada de dejarlas ahí pensando que ya se arreglaran solas. Esto es súper importante, chicas.

Vamos a cuidar que no nos falten alimentos ricos en calcio, vitamina B12 y vitamina C, que protegen tanto dientes como encías. Vamos a preparar nuestra boca para evitar que el descenso de hormonas que se produce también durante la menopausia y que se inicia en esta misma década, pueda aumentar las afecciones bucodentales.

Piel

También durante el embarazo la piel se vuelve más sensible y puede presentar problemas. Si no la cuidamos con atención en esta etapa, las pérdidas de elasticidad, de suavidad y los cambios de tonalidad que se producen en la menopausia, serán más bruscos y con menos margen de actuación. Así que ya sabéis, el exceso de proteínas provoca sequedad, la falta de hidratación… Sería una estupenda idea un tratamiento de belleza semanal, ya sea casero o en Instituto. Hay que seguir estando estupendas, ¿no? Si se puede…

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)