< volver

Cuando se toman pocos lácteos, ¿cómo podemos complementar la ingesta de calcio?

Por Laura Pire, 23 de diciembre de 2011

Cómo suplir la ingesta de calcioExisten diversas maneras de añadir calcio a nuestra dieta sin utilizar productos destinados a complementarlo a base de comprimidos, pastillas o preparados bebibles, pero cuando la falta de calcio es muy grave por algún tipo de enfermedad o por algún tratamiento que haya mermado nuestros depósitos, el uso de complementos es fundamental y bajo ningún concepto debemos abandonar su uso hasta que no nos lo digan. Muy importante.

Hoy vamos a ver curiosas formas de añadir una ración extra de calcio a la dieta.

Seguramente, interesados como estáis en el mundo de la alimentación, conocéis alimentos muy ricos en calcio como las almendras y frutos secos en general, brécol, espinacas, boquerones, sardinas, la soja y sus derivados, leche y yogurt, quesos muy curados, etc.

Si necesitamos por la razón que sea, reducir los lácteos en la dieta, podemos conseguir igualmente una ración diaria recomendada para este mineral sin mayores problemas.

Al día debemos aportar una ración de entre 1000 mg a 1200 mg. Estos sería lo ideal, pero es mejor valorar los aportes de la dieta estableciendo una media a lo largo de varios días, para que no nos preocupemos cuando no llegamos a la ración diaria recomendada.

Como novedad, vamos a incluir las algas en nuestra alimentación y la presencia de calcio y minerales aumentará de forma sorprendente.

Una buena forma de empezar a utilizarlas aumentando el calcio en nuestra dieta es: Compramos alga wakame desecada en un tienda de dietética de calidad. Vamos a ponerlas en una sartén bien tapadas a retirarles cualquier resto de humedad. Las tostamos muy bien. Dan aspecto de quemadas, pero no. Una vez bien secas y crujientes, las troceamos, las metemos en un molinillo de café o el sistema para picar que tengamos en casa y las molemos hasta que quede un polvillo. Lo envasamos en un bote de cristal bien limpio y lo vamos a utilizar para aderezar todo tipo de comidas. 100 gramos de alga wakame aportan alrededor de unos 1400 mg de calcio.

Otra forma de incorporar calcio diario a nuestra dieta con una ración reducida de lácteos es escoger uno de los productos que más calcio contiene como es el queso parmesano. Un trozo similar al dedo pulgar es suficiente.

La última forma que os quiero hoy explicar es una manera tradicional de fortalecer los huesos que se usaba antaño y que por qué no volver a utilizarla. Guardamos cáscaras de huevo de gallina de aldea, y cuando tengamos un montoncito respetable, las lavamos, secamos muy bien y picamos en un mortero. Vamos también a guardarlas en un frasquito como de especias y añadimos pequeños toques a cualquier plato. Otra maravillosa fuente de calcio que no ocupa lugar en el estómago.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)