< volver

Cuida tu piel desde dentro, protégela comiendo

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 28 de junio de 2019

Alimerka

 

Menos ropa, más horas de playa y piscina… Durante el verano la piel sufre mayor exposición al sol y a la radiación, y muchas veces cometemos algún que otro descuido en su protección. Para aumentar nuestras defensas frente a agentes dañinos externos, además del uso adecuado de crema solar, podemos cuidarle desde dentro, alimentando nuestra piel  con alimentos ricos en vitaminas A y C, carotenos u omega-3. ¿Sabes en qué productos encontrarlos?

 

Nutrientes imprescindibles:

  • Betacarotenos. Estos pigmentos son los culpables de los llamativos colores de las frutas y verduras de esta época, y se encuentran presentes en casi todas las frutas de la estación. Una vez ingeridos se transforman en vitamina A en nuestro cuerpo, reforzando la acción de barrera de nuestra piel para frenar la radiación ultravioleta. Conviértelos es tus aliados ingiriendo alimentos como zanahorias, tomates, boniato, canónigos, pimientos, brécol o guisantes, y frutas como el mango, la papaya, los nísperos, sandía o las ciruelas.
  • Vitamina A. Está presente exclusivamente en los alimentos de origen animal. Esta nutriente cuida de nuestra salud ocular y también de la integridad de nuestra piel debido a su acción antioxidante, que protege a las células para que no sufran daños. Por ello, si aumentas su consumo durante el verano, reforzarás su acción protectora. Incluye hígado, leche entera, mantequilla, huevos o pescados azules en tu dieta veraniega y aprovéchate de su aporte extra de esta vitamina.
  • Vitamina C. Juega un papel importante en la síntesis de colágeno, una proteína que forma parte de tejidos, haciéndolos más flexibles. También interviene en la cicatrización y además combate los radicales libres que genera el exceso de sol sobre la piel. ¿En qué alimentos encontrar vitamina C? En frutas cítricas, mango, fresas, frambuesas, grosellas, papaya o nectarina. También en verduras como el pimiento, el brécol o la coliflor, ¡consúmelos en crudo!
  • Ácidos grasos omega-3. Esta familia de grasas insaturadas son esenciales para la salud de la piel, pues su déficit produce que ésta se vea áspera, escamosa, o que incluso puedan producirse erupciones cutáneas. Aunque su déficit suele ser raro, no está de más recordar que puedes encontrarlos en los pescados azules (salmón, bonito, sardinas. anchoas, etc.) y también en semillas de chía o girasol, o en fruto secos como las nueces.

¿Alimentas tu piel como se merece? ¡Cuídala también cuando te sientes a comer!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)