< volver

Deporte, alimentación y descanso: los tres pilares esenciales para tu sistema inmune

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 7 de abril de 2021

 

Ni ajo, ni agua con limón ni plantas medicinales milagrosas. Si lo que quieres es fortalecer tu sistema inmune nada mejor que hacer sencillos gestos que tenemos al alcance de nuestras manos: comer bien, practicar deporte e intentar dormir suficiente son las mejores herramientas para tener contento a nuestro sistema de defensa.

 

Y tú ¿comes bien?

Aunque siempre podemos comer mejor, algunos trucos para no comer mal pasan por:

  • Eliminar los alimentos ultra-procesados, ricos en grasas, azúcares o sal de nuestra dieta. A cambio, opta por alimentos frescos o procesados saludables.
  • Elige alimentos de baja carga glucémica como los integrales 100 %. No solo te generan más saciedad, ayudan a mejorar tus resultados durante el ejercicio, sino que también mantienen en equilibrio tu microbiota e intestino.
  • ¡Cuidado con el azúcar! Vigila las fuentes del azúcar que ingieres y prefiere que sean azúcares propios de los alimentos como los procedentes de frutas, yogur o fruta desecada. Y si optas por un endulzante natural, ¡prueba con la pasta de dátiles!
  • ¿Grasas? Sí, pero de calidad. Prefiere las grasas de alta calidad insaturadas. El aceite de oliva virgen, el aguacate o los frutos secos, son algunos de ellos. Y si optas por el pescado azul además estarás sumando omega-3 animal o vegetal, si prefieres las semillas.

Todos estos gestos ayudan a alimentar tu sistema inmune y tenerlo a punto para defenderte de posibles agresiones externas.

 

Muévete, ¡al menos 10.000 pasos al día!

Ejercicio físico e inmunidad están estrechamente ligados. Tanto es así, que las personas que practican ejercicio de manera regular enferman menos y es que este parece ayudar a mantener en forma nuestro sistema de defensa y estar mucho más alerta para erradicar posibles patógenos que nos quieran invadir y nos ayuda a reducir hormonas del estrés que pueden debilitar nuestro sistema inmune. Así es que no si no lo haces ya, plantéate sumar pasos a tu pulsera de actividad hasta llegar a los 10.000 o practicar algún tipo de deporte diariamente.

 

Duerme al menos 8 horas

¡Practica la desconexión digital! Dale al modo nocturno de tu teléfono, apaga la tele y deja de lado cualquier otro dispositivo electrónico. A cambio hazte una infusión relajante, coge tu libro preferido, escribe tres cosas agradables del día o haz meditación breve para inducir al descanso y asegúrate de que puedas descansar entre siete u ocho horas. Hacerlo mantiene tu sistema inmune bien engrasado para responder de manera eficiente. Una buena higiene del sueño de manera regular, puede ayudarte a crear buenos hábitos de descanso.

Y tú, ¿cómo mantienes en forma a tu sistema inmune?
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)