< volver

El Poke bowl, o cómo comer de manera completa y saludable en un solo plato

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 16 de agosto de 2019

Alimerka

 

Buddha bowl, healthy bowl, energy bowl o poke bowl, ¿te suenan? Son el último grito en tendencia gastronómica “instagramera”.  Se trata de los boles saludables cuyo origen se sitúa en Hawai y donde ingredientes como el arroz, el pescado crudo o las semillas y las hojas verdes, son los ingredientes estrella. Una moda que si algo bueno nos trae, es la tendencia de comer sano y completo en un solo plato. Y lo mejor, es que podemos conseguirlo en casa sin grandes esfuerzos. En la Cocina de Alimerka te contamos sus beneficios, los ingredientes básicos y te damos alguna que otra idea para que los pongas en práctica.

La base: el bol

Hasta no hace mucho, el común de los mortales usábamos el bol para desayunar cereales con leche. ¿Quién nos iba a decir que también nos serviría para comer uno de los platos más saludables que existen? El poke bowl ha llegado para quedarse, así que tendremos que acostumbrarnos a comer al modo oriental. Este mix de hidratos de carbono, proteínas y grasas de las buenas, te recordará a los platos japoneses, aunque su origen se encuentra en las costas hawaianas.

Estructura básica

Conseguir un buen poke bowl está en la mano de cualquiera. No hace falta ser un “cocinitas”, si acaso, solo necesitarás un poco de imaginación a la hora de colocar los ingredientes para que el plato resulte más atractivo visualmente. Toma nota de cómo se monta:

  • Para la base: arroz, blanco, integral u otras variedades. También puedes emplear pseudocereales como la quínoa o pasta. Todos ellos pondrán la parte hidrocarbonada y, dependiendo de si es blanca o integral, será más saciante o menos. Y si buscas una alternativa green, puedes sustituir los anteriores por hortalizas o verduras de hoja verde.
  • La parte proteica: el poke original se hace con pescado fresco crudo. Bonito, atún o salmón son algunos de los pescados más habituales, sin embargo, versiones menos tradicionales emplean conservas de pescado como sardinas, caballa o pulpo e incluso, la alternativa vegana: tofu. También, hay opciones para los más carnívoros: pollo o huevo. Elijas cual elijas, todos ellos tienen en común que suelen marinarse para potenciar aún más su sabor.
  • Los extras: se trata de alimentos que realzan el plato, le dan colorido y lo completan nutricionalmente. Puedes elegir infinitas alternativas, desde frutas de temporada, a verduras, pasando por semillas, algas o frutos secos. Estos elementos aportan grasas saludables y gran cantidad de vitaminas y minerales.
  • El aliño: es una de las partes más importantes para rematar bien el plato. La salsa de soja y el aceite de ajonjolí son los más extendidos, pero nuestro aceite de oliva también puede ser una buena alternativa. 

 

Algunas ideas para empezar

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)