< volver

Elige la fibra adecuada: ¿cuál es la mejor?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 11 de septiembre de 2019

Alimerka

 

¿Desayunas avena diariamente con el objetivo de consumir fibra? La avena es un producto que en La Cocina de Alimerka siempre tenemos a mano por todas sus ventajas, pero quizás desayunar siempre lo mismo pueda llegar a ser muy aburrido y desmotivador a primera hora del día. ¿Y si empiezas el día con más variedad de alimentos ricos en este nutriente? Cuanto más variada sea tu dieta, más equilibrada y diversificada estará tu flora intestinal. 

 

Mejor si son variadas

Aunque pueda parecer que fibra solo hay una, este nutriente es un grupo de compuestos formado por diferentes tipos de sustancias (pectinas, mucílagos, celulosa, inulina, etc.), que puede tener efectos diferentes sobre el tracto gastrointestinal y los microorganismos que en ella habitan. De manera general se clasifican atendiendo a su solubilidad, diferenciándose así dos tipos: fibra soluble e insoluble. Cada una de ellas cumple diferentes funciones en nuestro organismo, por lo que combinarlas es mucho mejor que centrarse en una sola, según los expertos:

  • La fibra soluble: Forma geles en contacto con agua y tiene la capacidad disminuir la absorción de ácidos grasos, colesterol y lípidos. Ayuda a un mejor control glucémico y tiene un efecto prebiótico.
  • La fibra insoluble: Retiene menor cantidad de agua y resulta de alta utilidad para combatir el estreñimiento, ya que agiliza en tránsito intestinal. Además, disminuye los niveles de colesterol por su acción fijadora de grasa y reduce el tiempo de vaciado intestinal. No está de más recordar que también parece prevenir el cáncer de colon.

De manera general, las bacterias intestinales degradan la fibra y dan lugar a una serie de sustancias (ácidos grasos de cadena corta- AGCC-) que contribuyen a mantener la integridad de la barrera intestinal, modulan el sistema inmunitario y combaten la inflamación causante de gran cantidad de enfermedades.

¿Cuánta puedo consumir al día?

Entre 25-30 gramos son lo recomendados a diario. ¿Sabes cómo puedes conseguir esta cantidad diariamente? Consumiendo tres raciones de frutas, dos raciones de verduras, seis raciones diarias de cereales integrales (pan integral, arroz, pasta integral, avena, quinoa, etc.), un puñadito diario de frutos secos, y legumbres al menos tres veces a la semana. Además alimentos como las semillas, tubérculos como el boniato, o el uso de frutas desecadas te ayudarán a enriquecer tu dieta con este nutriente.

Diversifica tu consumo de fibra y garantiza una flora intestinal rica y variada. Es tu mejor aliado para gozar de buena salud.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)