< volver

En primavera, ¡suma semillas a tus platos!

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 24 de marzo de 2021


¿Buscando un suplemento natural para enriquecer tu dieta y combatir la astenia primaveral? La alimentación saludable y la suma de semillas pueden ayudarte a hacer menos cuesta arriba la adaptación a esta nueva época del año. Y es que, las semillas son fuente de proteínas, fibra, vitaminas antioxidantes o minerales tan importantes como el hierro. Te hablamos de las más consumidas y te damos alguna que otra idea para que puedas empezar a añadirlas en tus platos si es que no lo haces aún. ¿Nos acompañas?

 

Semillas de girasol.Son ricas en vitamina E, un potente antioxidante que protege nuestras células, ácido fólico que mantiene sano nuestro sistema cardiovascular y hierro, esencial para combatir la anemia, así como la fatiga y el cansancio.  Además, si las eliges al natural y sin sal, estarás evitando ingerir sodio en exceso y podrás enriquecer tanto ensaladas, yogures y desayunos o agregarlas a tus postres.

Semillas de lino. Su uso se ha extendido gracias a su capacidad para reducir los niveles de colesterol. Además, resulta un remedio infalible para combatir el estreñimiento y también para regular los niveles de glucosa en sangre. Y todo ello debido a la suma de fibra y omega-3 que estas semillas presentan en su composición. ¿Quieres aprovechar todas estas propiedades? Entonces mejor muele las semillas, en un molinillo de café o tritúralas en un mortero, de este modo no pasarán intactas durante el proceso de la digestión y aprovecharás todos sus nutrientes. Prueba con este pan de lino y almendra ¡sin gluten!

Semillas de calabaza. Ricas en nutrientes esenciales, estas semillas parecen haberse hecho un hueco en los lineales de los supermercados a pesar de ser una de las más conocidas junto con las pipas de girasol. Sin embargo, sacar estas semillas de su cáscara no es para impacientes, y esto puede haber sido un motivo para dejarlas de lado. Sin embargo, su riqueza en nutrientes hace muy interesante su uso en la cocina: son fuente de fibra, vitamina E, calcio, hierro, magnesio y selenio en cantidades nada despreciables. ¿Te atreves con unas tex-mex?

Semilla de chía. Sin duda ha sido la última en llegar, pero muy bien recibida en nuestra mesa por las características nutricionales que presenta: es rica en fibra, aporta ácidos grasos omega-3 y su aporte de hierro, no es nada despreciable. Además, resulta de gran utilidad como sustituto de harinas por su capacidad de captar agua y aportar textura. ¿El secreto para aprovechar todos sus beneficios? Hidratar las semillas antes de consumirlas. Bien en yogur, leche, zumo o añadiéndolas a diferentes postres o en tus panecillos de desayuno.

Y tú, ¿aún no sumas semillas a tu primavera?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)