< volver

En verano, no te dejes llevar por la mala alimentación

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 21 de junio de 2019

 

¡Ha llegado la hora! Es momento de rescatar bañadores, vestidos refrescantes, pantalones cortos, y demás equipación de verano. De un año para otro, siempre que hacemos el cambio de armario nos viene a la cabeza la misma pregunta: ¿entraré? Ante el temido espejo, muchos tomarán la decisión de intentar perder alguno de los kilos ganados en el invierno, pero los que entran en la ropa de siempre puede que se olviden de la dieta equilibrada durante los próximos tres meses. Si estás en alguno de estos casos, no te dejes llevar por los malos hábitos alimentarios, pero tampoco te creas a los que prometen pérdidas de peso en poco tiempo y sin apenas esfuerzo.

Los malos hábitos del estío

En esta estación nos dejamos llevar por el relax, pasamos más tiempo fuera de casa, comiendo y cenando de terracitas, pero cambiar de hábitos temporalmente no debería estar reñido con seguir cuidando nuestros hábitos alimentarios. Ahí te van unos consejos para seguir mimando tu salud:

  • No te saltes el desayuno. Aunque te levantes más tarde y tengas menos hambre, sigue haciendo una comida completa. Si necesitas ideas, aquí te dejamos algunas.
  • Olvídate de las dietas que prometen perder peso en poco tiempo. ¿Tentado a probar con algún régimen rápido? Mejor pásate a los buenos hábitos alimentarios, porque para perder peso no hay recetas mágicas, solo necesitas comer bien y practicar deporte. Lee las recomendaciones que nos dan desde la Fundación Española del Corazón (FEC), y aléjate de los supuestos milagros.
  • Cuidado con lo que bebes. El consumo de alcohol puede dispararse en esta época, dando como resultado un aumento de peso sin que hayamos modificado el resto de nuestra dieta. Recuerda que las cervezas también tiene alternativas sin alcohol, y que las bebidas a base de agua y sin azúcares añadidos son una opción mucho más saludable.
  • Elige bien lo que comes. El verano es época de ensaladas, de pescado a la plancha y de frutas de temporada. Aprovecha todos estos alimentos y deja de lado los ultraprocesados y los alimentos ricos en grasa.
  • No abandones el ejercicio. Jugar a las palas en la playa, dar largos paseos por la orilla, nadar, bucear… Estar activos y llenos de energía en la playa y la piscina puede ser de lo más divertido.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)