< volver

Esta Navidad prueba la lombarda

Por Laura Pire, 17 de diciembre de 2013

navidad lombarda

Ya sé que a primera vista no parece una propuesta muy atractiva, pero si queremos una alternativa saludable a las guarniciones más energéticas pero carentes de nutrientes interesantes, esta verdura puede ser la respuesta. Si supieras lo potente que es a nivel nutricional, seguro que ya la miras con otros ojos.

Lo primero que tenemos que saber es que es prima hermana del repollo, y lo que parece obvio: si no me gusta el repollo, cómo me va a gustar la lombarda… Pues no es así. Por esta razón las familias de verdura a la venta son tan variadas, porque entre ellas los sabores varían mucho y hay que probarlas todas en un par de formas distintas de cocinado como mínimo.

La lombarda, la col lombarda, el repollo morado o la col morada son las formas de llamarla. Su color se debe a la presencia de un pigmento llamado antocianina y está relacionado con un mecanismo de defensa natural que protege a la planta contra la luz ultravioleta, evitando así que se oxide y se produzcan los radicales libres que activan su deterioro. Las hojas de muchas especies de árboles y plantas presentan este color rojo durante el otoño gracias a este pigmento.

Beneficios comprobados contra la enfermedad coronaria


La lombarda se incluye en las dietas y menú preparados para ayudar a prevenir y tratar la enfermedad coronaria. También se valora su efecto antitumoral, antiinflamatorio y antidiabético. En personas mayores las antocianinas son muy deseables para mejorar la agudeza visual y la prevención de trastornos cognitivos como demencias precoces y Alzheimer. Todos estos efectos terapéuticos están relacionados con la actividad antioxidante de las antocianinas. El vino, por ejemplo, es otro de los productos estrella que contienen este pigmento color “lombarda” tan preciado.

Efecto de la lombarda en la obesidad


A parte de las pocas calorías que aporta la lombarda, (30 por cada 100 gramos), contiene las pro-antocianidinas que son las moléculas precursoras del color morado y contribuyen a inhibir una enzima que limita la digestión de las grasas después de las comidas, así como una disminución de la acumulación de lípidos en los almacenes de grasa.

Beneficios para la inmunidad

Al igual que con los frutos rojos que contienen gran cantidad de antocianos, la lombarda mejora el sistema inmune. Su caldo rico en este elemento incrementa la proliferación de linfocitos para una mayor eficacia de nuestras defensas.

Propuestas para conocerla por primera vez

O sea, cómo está más rica si nunca la has probado… En Centro Europa hay multitud de sugerencias porque es una verdura más usada y conocida que aquí. Los más despistados no se habrán dado cuenta de que la infinidad de veces la han tomado en una ensalada sin notar nada extraño. Es muy sabrosa y tiene una textura más crujiente que la lechuga. Lo interesante ahora es probarla cocinada.

Si investigamos un poco encontraremos desde una lombarda rehogada y al horno con manzana, castañas y naranja, que es una estupenda propuesta para Navidad, hasta una exquisitez de plato de caza con esta verdura que queda perfecta. Por supuesto, como gran amiga de las cremas de verduras, os recomiendo la crema de lombarda macerada, que adquiere un sabor muy intenso y sorprendente.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)