< volver

Frutos secos para sustituir las grasas untables

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 12 de junio de 2019

Alimerka

 

¿Tu tostada mañanera siempre lleva mantequilla? ¿Unes las galletas de dos en dos con margarina? ¿Echas manteca a tus sándwiches para aportarles jugosidad? Si no puedes despegarte de las grasas untables, es porque todavía no has descubierto las cremas de frutos secos, su alternativa saludable siempre que las uses con moderación. Si quieres conocer los beneficios de estas mantequillas 100% naturales y con 0% aditivos, prueba a hacerlas en casa, ¡es extra fácil!

 3 cremas alternativas y caseras

De cacahuetes, nueces, avellanas, almendras, anacardos o combinados. ¡Como tú prefieras! Las cremas de frutos secos son la alternativa perfecta para desayunos y meriendas, su textura hace que sean muy fáciles de untar y, además, su sabor es espectacular. ¡Ah! Todas son sin azúcares añadidos.

  • Crema de anacardos. Fuente de proteínas, grasas de las buenas, vitaminas A y E, y minerales como hierro, calcio o selenio. Este fruto es una de las alternativas más saludables para empezar el día, o enriquecer tus platos y bocadillos. Tan solo tienes que elegirlos sin sal y triturarlos hasta que se forme una pasta untable.
  • Crema de nueces y coco. Su riqueza en grasas saludables, vitamina B6 o minerales como calcio, hierro o selenio ha hecho que se convierta en el snack preferido de muchos. Así que, ¿por qué no aprovechar todos sus beneficios añadiendo un poco de coco a la crema de nueces? Si pruebas, repetirás.
  • Crema de almendra. Destacan por su alto aporte de proteínas, fibra y grasas saludables, y su aporte en vitaminas E y B3 es más que significativo. De los minerales, despunta su alto aporte en hierro, calcio, magnesio y zinc. Opta por su variedad cruda y sin sal, y si las prefieres tostadas, puedes hacerlas en casa fácilmente. Una vez listas, tritúralas para obtener una pasta con la que aderezar tostadas o incluso postres como frutas.

Descubre todos los pasos para conseguir estas cremas aquí (insertar hipervínculo) y si piensas que su consumo puede poner en riesgo tu peso… ¡Olvídate de ello! Siempre que los consumas de manera racional y con otros alimentos saludables, no afectarán a tu peso.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)