< volver

La alimentación durante el embarazo. Los puntos fundamentales.

Por Laura Pire, 20 de enero de 2012

El embarazo es una época en la que la salud preocupa sobremanera. No engordar, adelgazar un poco si es necesario, la toma de calcio, evitar la diabetes gestacional, evitar la toxoplasmosis… Son muchos los frentes y vamos a hacerlo sencillo.

Me voy a basar exclusivamente en la experiencia en la consulta. La práctica. He tenido casos de madres muy exigentes con nutriciones perfectas y resultados caprichosos, como engordar sin control, subidas y bajadas de azúcar casi aleatorias, cansancio, etc., y casos donde la madre se despreocupa totalmente del tema, come lo que le apetece sin orden, con un resultado estupendo de control del peso y bebe sanísimo. Esto os lo digo porque creo que es mucho mejor relajarse, controlar un par de claves y disfrutar en la medida en la que el embarazo lo permita.

  • Control del peso. Sí se puede adelgazar si es necesario o si el embarazo te ha sorprendido con kilos de más. Durante los 3 primeros meses es el momento ideal. Es muy sencillo y no perjudicial, pero si muy importante que lo dirija un nutricionista. Con alimentación muy saludable y sin prisas.
  • El calcio debe ser suficiente. Rondando los 1200mg al día. Con la dieta normal se consiguen fácilmente unos 600mg y el resto lo podemos añadir con un complemento. Si lo buscamos de origen natural, os remito a mi post titulado Cuando se toman pocos lácteos, ¿cómo podemos complementar la ingesta de calcio?.
  • Evitar toxoplasmosis. La toxoplasmosis es una enfermedad que si se contrae durante el embarazo forma un tremendo problema para la madre y el niño con graves secuelas. Para prevenir la infección debemos tener en cuenta que los alimentos de origen animal tienen que estar muy bien cocinados. Los típicos productos animales que se toman crudos los vamos a evitar en esta época o si se toman, será bien fritos. Jamón serrano, cecina y embutidos en general.
  • Prevenir anemia. Tomar un buen suplemento de acido fólico, yodo y hierro. Normalmente, ya desde el primer momento el médico receta un complemento de acido fólico y yodo que es más que suficiente. El hierro es el que puede quedar un poco desatendido hasta la primera analítica que es cuando se sabe si está bien o bajo. Aún así, yo siempre suelo recomendar un producto que utilizan los vegetarianos a base de zumos de frutas y verduras muy rico en hierro, que no abusa de ración, ni estriñe ni sienta mal. Se puede tomar tranquilamente y prevenimos carencias. Se llama Floradix Elixir y es un mítico en este mundo de la alimentación.
  • Evitamos el estreñimiento. Es importante forzar un pauta diaria para evitar gases, hinchazón o dolores de cabeza. Os remito a otro de mis post sobre la manera de evitar este problema. “Cómo evitar el estrenimiento”
  • Control del azúcar y evitar la diabetes gestacional. Lo primero no dejarse coger peso a lo loco. Esto dispara las posibilidades de aumentar los valores de azúcar en sangre. Si el peso es correcto, se realiza una toma cada tres horas con bastante exactitud y se mantiene un buen equilibrio de nutrientes, hemos hecho todo lo que está en nuestra mano para prevenir la diabetes. A partir de aquí, estaremos a disposición de nuestra genética.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)