< volver

La importancia de un buen desayuno

Por Laura Pire, 29 de junio de 2012

importante desayunar¿Te levantas por la mañana y sales “disparao” con un café bebido y nada más? Si la respuesta es que sí, posiblemente sabes que lo estás haciendo mal y también es muy posible qué no sepas exactamente por qué.

Te voy contar que es lo que pasa en tu organismo cuando te levantas y verás como te va a apetecer cambiar este hábito.

La hormona que se encarga de gestionar tu energía, se levanta a la vez que tú. Si no desayunas correctamente, cuando comas algo, saldrá esta hormona en mayor cantidad y con más ganas de ahorrar. La delicia de este trabajo de gestión radica en el uso discretísimo de la energía, para que nunca te falte y siempre tengamos para guardar en forma de grasa. Pero si distribuyes muy bien tus tomas desde el momento de levantarte, no solo no se guardará tu energía en forma de grasa, sino que conseguiremos un equilibrio entre el uso de la energía disponible y un poquito de la que ya está guardada. De este modo, vas consumiendo tu propia grasa muy poquito a poco y este es el secreto de adelgazar comiendo.

Debes saber, como curiosidad, que un porcentaje altísimo de obesos en todo el mundo, no desayunan. Es decir, es un hábito nocivo que tienen en común las personas con exceso de peso. Solo con empezar a desayunar todas las mañanas, el cuerpo comienza a funcionar de un modo más eficaz. Y no vale el “yo desayuno a las 11”. Eso no es desayunar. Es otra cosa.

Y, ¿qué debemos desayunar? Yo no soy muy amiga de incluir proteínas en los desayunos y te digo por qué. Creo que con los hábitos que tenemos en España, que comemos y cenamos muy tarde, hacer una comida muy contundente en el desayuno, nos hace quedar saturados toda la mitad del día. Esto es, sin ganas de un piscolabis a media mañana y sin hambre de la buena, para la comida del mediodía. El exceso de proteínas en el desayuno además provoca sed e hinchazón. Si os encanta desayunar así, dejarlo para el fin de semana en plan buffet de hotel. Con el ritmo relajado de los días de descanso, hinchamos menos y metabolizamos mejor.

Para construir un buen desayuno debes acordarte de incluir un alimento fresco en forma de fruta o verdura como zumo, gazpacho, piezas enteras o macedonias. También es fundamental un alimento energético que difunda su poder de manera retardada como los hidratos integrales: bizcocho, galletas, cereales, pan, etc.….Para la parte líquida, puedes usar infusiones o café. Lo que nos aporta la energía del desayuno es el alimento en sí, y no tanto la cafeína o la teina. No creas que eres esclavo del estimulante mañanero. Es una cuestión de hábito. Aunque jures que te horripila comer nada más levantarte, en tres días, te levantarás con hambre. Si eres fumador, reduce los cigarros de la noche y verás como te despiertas con más hambre y sin asco. Haz el esfuerzo. Puedes empezar por:

  • Café con rebanadas de pan integral pasadas por tu tostador y aderezadas con tomate picadito muy pequeño o mermelada baja en azúcar.
  • Cereales de desayuno a poder ser integrales, con 2 piezas de fruta o un buen zumo y un café americano largo de agua y con muy poquita leche, pero entera.
  • Macedonia de frutas con frutos secos y leche de soja. Un cafetín o infusión, también.
  • Batido de galletas integrales con leche desnatada y fruta tipo plátano. Rápido, fresco y buenísimo.

Comentarios (1)

 

Por mercedes, 2 de julio de 2012

me encanta desayunar...un saludo a todos.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)