< volver

La parte positiva de los dulces de Navidad

Por Laura Pire, 18 de diciembre de 2012

Lo más temido y, a la vez, lo más deseado de la navidad. Los dulces típicos navideños parecen la mayor aberración nutricional de todo la historia, pero no por engordar se puede decir que un alimento es malo ni muchísimo menos.

La propiedad más común que poseen los dulces navideños es la capacidad de proporcionarnos energía más que de sobra. Realmente es una ración excesiva de calorías que no vamos a utilizar en ese momento y que vamos a acumular en algún lugar conocido de nuestra anatomía. Pero por otra parte, hay que decir que los dulces de navidad, en su mayoría, están hechos con ingredientes de gran calidad como frutos secos o yemas de huevo, y que para nuestra salud pueden ser una bendición por diversas razones.

• Los frutos secos aportan una cantidad muy importante de ácidos grasos omega 3. Protectores del corazón y sistema circulatorio.

• Estos también aportan grandes dosis de vitamina E que ayudan a que el propio aceite de los frutos secos no se enrancie y a nosotros los humanos nos sirve también para que tampoco nos enranciemos. Es la llamada propiedad antioxidante, dicho químicamente.

• La yema de huevo contiene unos elementos llamados carotenoides que son la luteína o la zeaxantina y que son fundamentales para proteger el ojo de las radiaciones solares y de la degeneración.

• La mayoría de sus hidratos de carbono son de uso lento y nos permiten estar sin hambre más tiempo y con una energía constante.

• Los frutos secos contienen proteínas vegetales de alta calidad. • Las almendras en particular son una de las más potentes fuentes de calcio vegetal. Viva el mazapán.

• Para el desarrollo intelectual de los niños, la riqueza en fósforo de este tipo de dulces, ofrece una disculpa para acabar las comidas de navidad con un buen trozo de turrón.

• Para las personas que buscan ganar peso los dulces navideños son una estupenda oportunidad pero ojo, es interesante buscarlos bajos en azúcares, ya que lo que ayuda a renutrir un cuerpo muy delgado son los nutrientes naturales de harinas, yemas de huevo y frutos secos, mientras que el azúcar puede dar gases, incomodidad intestinal, caries y bajar la defensas. Paradojas de la nutrición. No es mejor para engordar cuanto más azúcar, es mejor más nutrientes.

Nutrición es lo que hace nuestro organismo con los alimentos que comemos para extraer lo más valioso. Los dulces navideños poseen nutrientes en abundancia que el cuerpo organiza, utiliza y guarda. La dietética consiste en proporcionar lo justo para cubrir sus necesidades fisiológicas sin florituras, y esto es exactamente lo que no se hace en navidad.    

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)