< volver

La salud empieza por cuidar nuestros intestinos

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 2 de mayo de 2016

La salud empieza por cuidar nuestros intestinos


Que la salud se fragua en el intestino no es nada nuevo y que es el lugar donde se originan muchas de las enfermedades, tampoco. Algunos problemas del sistema inmune, alteraciones mentales o incluso la obesidad, parecen relacionarse con el inadecuado funcionamiento de este órgano.  Por ello, es necesario prestarle la atención que merece, mimarlo y procurarle aquellos alimentos que ayudan a mantener su equilibrio. ¿Cómo hacerlo? En la Cocina de Alimerka te damos algunos de los alimentos que pueden ayudarte a cuidarlo y te contamos por qué la salud empieza en el intestino. ¡Acompáñanos y descúbrelo!

Nuestro segundo cerebro. El intestino es considerado nuestro segundo cerebro, es donde, una vez absorbidos los nutrientes, se generan algunos neurotransmisores de los que depende nuestro adecuado estado emocional. Además, algunas investigaciones señalan la flora intestinal como uno de los factores responsables de la obesidad e incluso actúa como modulador de la respuesta inmune y nos protege de agentes nocivos para nuestra salud. Por todo ello, cuidarlo es la mejor forma de estar sano y mantener alejadas las enfermedades. ¿Quieres saber cómo? ¡Te lo contamos con una serie de fáciles consejos!

Cuidarlo es fácil, solo debes saber elegir los alimentos. Algunos alimentos ejercen una función protectora y potencian el adecuado funcionamiento del intestino y los microorganismos que lo habitan. Así, de su correcto equilibrio depende nuestra salud. Por lo que si quieres cuidar tu intestino y mejorar tu bienestar, toma nota de los consejos que te damos a continuación:

1. Elige legumbres al menos tres veces por semana. Ricas en fibra, vitaminas y minerales este grupo de alimentos no deben faltar en nuestra alimentación habitual. Para obtener platos completos combínalas con cereales o verduras. Y si lo prefieres ahora que entra el calorcito hazlas en ensalada e incluso combinadas con pasta. Simplemente, ¡deliciosas!

2. Reduce el consumo de azúcares refinados y grasos no saludables. Una mala alimentación interfiere en el equilibrio de los microorganismos intestinales llegando a aumentar la producción de bacterias patógenas. Emplea aceite de oliva de alta calidad y alimentos en su forma integral y no refinada y ¡potencia su equilibrio!

3. Elige alimentos ricos en omega-3. El pescado azul, como sardinas, bonito o caballa, son fuentes de estos ácidos grasos esenciales y también los frutos secos como las nueces. Todos ellos contribuyen en la salud intestinal. Y para que comerlos no te resulte aburrido te dejamos dos recetas, una de pescado azul y otra con frutos secos. ¡Y disfruta cuidándote!

4. Mastica y saliva bien los alimentos. Te ayudará a una mejor digestión y facilita la absorción de los nutrientes. ¿Sabes cuantas veces se recomienda masticar cada bocado? Unas 20 veces. ¡Prueba a hacerlo! y verás que no son tantas como parecen.

5. Aumenta la ingesta de líquidos. El agua es la mejor forma de conseguirlo pero también puedes conseguir tomar una cantidad suficiente incluyendo sopas, caldos, infusiones o té verde en tu rutina de alimentación.

6. Y como no podía ser de otro modo, te aconsejamos hacer ejercicio de manera regular. Este mejora la diversidad de las bacterias intestinales lo que produce un efecto beneficioso en el sistema inmune. ¡Serás menos vulnerable a las enfermedades!

Como ves, cuidar nuestro intestino y mantenerlo sano, ¡solo es cuestión de proponérselo!

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)