< volver

Novedades en nutrición

Por Laura Pire, 15 de enero de 2013

Vitamina D y la sensación de dolor. Se ha descubierto que la vitamina D es fundamental para evitar el dolor crónico.

El Dr. Michael Turner, especialista en medicina deportiva y rehabilitación de la Clínica Mayo y principal autor del estudio, dice que este es un hallazgo fundamental para la investigación de las causas de dolor crónico. La vitamina D es la que se encarga de reforzar los huesos y de controlar la contracción muscular, pero si tenemos una deficiencia pueden aparecer dolores musculares y problemas relacionados con la psicomotricidad. Los médicos, que colaboran en este estudio, creen que el control de la presencia de esta vitamina puede mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con dolor crónico.

Esto significa que las personas con fibromialgia y dolores musculares inespecíficos deberían controlar su ingesta de vitamina D con la alimentación y con complejos vitamínicos, y así poder descartar una carencia de esta vitamina y comprobar a su vez si al complementarla su calidad de vida mejora.

Queso y frutas para saciar a los niños, en vez de snacks hípercalóricos.

Sobre un estudio publicado en la revista Pediatrics, los investigadores, de la Universidad de Cornell, en Nueva York, sentaron a un grupo de niños a ver la televisión durante una hora y les dieron diferentes snacks para picar. Patatas fritas, frutas, queso y una combinación de frutas y queso.

Pues el resultado fue que los niños que tomaron esta última combinación de frutas y queso, se saciaron rápidamente e ingirieron un 72 por ciento menos de calorías. Estos niños se sintieron igual de satisfechos con el sabor y con el alimento que les había tocado en el juego, que los niños a los que les habían tocado las patatas fritas.

El color en el que tomamos los alimentos influye en el sabor que percibimos.

Investigadores de la universidad de Oxford han comprobado que el chocolate sabe mejor en un vaso naranja o de color crema que en otro blanco o rojo.

El estudio demuestra cómo los sentidos aprecian los alimentos de forma diferente dependiendo de las características del recipiente donde se toman.

Es curioso como a los participantes, el mismo chocolate les sabía parecido en todas las tazas, pero en el tazón naranja y color crema, detectaban un sabor más suave y dulce. En definitiva, más rico. 

Comentarios (1)

 

Por cristina, 18 de enero de 2013

hola, muy interesante. quería comentar al respecto que hay un libro publicado recientemente que cuenta la importancia de lo que comemos para evitar-retrasar enfermedades, se titula Nutrigenómica y Nutrigenética. Hacia la nutrición personalizada, y ha sido publicado por la editorial Librooks

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)