< volver

Nuevos avances para controlar el colesterol

Por Laura Pire, 29 de octubre de 2013

Nuevos avances para controlar el colesterol

La hipercolesterolemia es lo que se conoce comúnmente como “tener colesterol”, pero como alguna vez os comenté, colesterol tenemos todos. Lo podemos definir como un desajuste metabólico que consiste en la aparición de niveles altos de colesterol en sangre ya sea porque nuestro organismo no es capaz de eliminar el que comemos con los alimentos, o porque fabrique demasiado y se acumule en exceso.

Es un problema que no tiene síntomas evidentes: no nos duele nada cuando sube el colesterol. En algunas ocasiones, aparecen unos pequeños granitos en la zona de los ojos como bolitas de grasa o manchas con relieve que se llaman xantomas y que delatan un colesterol alto, pero no a todo el mundo le salen. La hipercolesterolemia aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares tan graves como el infarto de miocardio.

El tratamiento del exceso de colesterol se puede realizar con fármacos o sin ellos, pero en ambos casos se debe seguir una dieta especial para evitar más acumulación y ayudar a expulsar el que ya hay
. El ejercicio físico también es fundamental porque es capaz de elevar el colesterol bueno (HDL) para eliminar el malo (LDL). Así de sencillo.

1. Es de vital importancia bajar las calorías de la dieta para conseguir adelgazar. Bajar de peso es la prueba definitiva de si un colesterol responde a la alimentación. Si después de bajar dos o tres kilos, el colesterol sigue donde estaba, posiblemente estamos ante una hipercolesterolemia familiar que necesita tratamiento farmacológico. No hay que disgustarse por esto. Es muy normal.

2. Una gestión de grasas idóneo para las personas con hipercolesterolemia es aquella en la que se reducen las saturadas presentes en las carnes rojas, embutidas, lácteos enteros, aceites de palma o coco, y se aumentan las monoinsaturadas contenidas en los aceites vegetales, sobre todo en el de oliva. Cambiamos el consumo de carnes por el de pescados. Este cambio es eficaz.

3. Aportar fibra en la dieta con alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como legumbres, pan, patatas, pasta o arroz, también ayuda a la eliminación del exceso de colesterol por las heces.

¿Qué son los esteroles y estanoles vegetales para bajar el colesterol?

Habréis visto que hay en las neveras del supermercado todo un surtido de productos especiales para complementar la dieta y bajar el colesterol. Son los esteroles vegetales, que son sustancias que se encuentran en pequeñas concentraciones en frutas, verduras, frutos secos, legumbres y aceites vegetales.

Los estudios demuestran que el consumo de 1-3 gramos de esteroles al día ayuda a reducir el colesterol LDL (malo) y reduce parcialmente la absorción de colesterol total. Sin embargo, no porque tomemos más cantidad el efecto va a ser mayor. Por encima de esos 3 gramos recomendados no se aprecia un mayor efecto en la reducción del colesterol. Nada de comer la margarina especial para el colesterol a cucharadas ni mil yogurcitos de los de la botellita pequeña. Dieta y complementos en su dosis correcta.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)