< volver

Para el buen tiempo, un refresco casero

Por Laura Pire, 7 de mayo de 2013

Llega el buen tiempo y comienza a apetecer sentarse, por fin, en una terraza y dar rienda suelta a los planes de verano. ¿Con qué bebidas podemos acompañar el disfrute del sol sin hacer una nutrición negativa o poco interesante?

Los más cocinillas saben que existe un nuevo pulso entre la gente joven y deportista, que nos anima a preparar bebidas frescas y caseras, con ingredientes escogidos, saludables y llenos de nutrientes. ¡Os doy ideas!

Limonadas: tan fácil como añadir zumo de limón, agua bien fría y edulcorante sin calorías para evitar hinchazón abdominal o extra de calorías. Consigue los limones más rechonchos. Prueba la estevia como edulcorante. Para los niños, añade azúcar moreno o melaza de caña. Es lo más natural.

Refrescos: si nos gustan las bebidas con gas, no hay por qué renunciar a ellas, pero por qué no hacer una mezcla más saludable con gaseosa de calidad y zumos de frutas. Se pueden hacer combinaciones excepcionales.

Granizados: si congelamos trozos de piña y los trituramos después, tenemos el germen de la autentica piña colada. Si solo le añadimos leche desnatada o trozos de coco fresco, tenemos un granizado estupendo y cargado de vitaminas. Prueba con diferentes frutas. Pueden ser tantos como nos apetezca o frutas tengamos en casa: fresa, sandía, melón, mango… Congela y pica.

Batidos: y aquí me pierdo... Chocolate bien puro en polvo, con leche desnatada y un pelín de edulcorante, tenemos un batido de chocolate muy potente, superligero, fresco y perfecto para una merienda soleada.

Helados: los helados de hielo también son una idea refrescante y muy nutritiva. Zumo de frutas rebajado suavemente con agua, dispuestos en moldes y al congelador. Un postre muy rico, ligero y sin nada de grasa ni colesterol, al contrario que los helados de leche o nata, que esconden colesterol y debemos tener alternativas.

Todas estas ideas son estupendas incluso para los diabéticos, ya que son propuestas bajas en azúcares. También son interesantes para los que se cuidan del aumento del colesterol o de los triglicéridos.

No olvidemos el interés que tienen los líquidos camuflados en cualquiera de estas propuestas. Para las personas mayores, enfermas o desganadas, que en épocas de calor se encuentran en situaciones de riesgo de deshidratación y no se les apetece beber agua, estas bebidas son perfectas. Son una buena forma de ofrecer agua a niños y mayores, conseguimos hidratación y al mismo tiempo aportamos una buena ración de vitaminas y antioxidantes.

Comentarios (2)

 

Por Delia, 18 de junio de 2013

Muchas gracias por las idea. Son muy fan de los refrescos caseros y, ahora, pondré alguno más en práctica;)

 

Por Laura, 19 de junio de 2013

Que ideas más buenas... vamos este verano cae alguna... aunque la dieta

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)