< volver

Propiedades de las frutas desecadas

Por Laura Pire, 26 de marzo de 2013

Muchas veces metemos en el mismo saco a los frutos secos y a las frutas desecadas, pero esto no es correcto. Aunque ambos son muy calóricos, no tienen en absoluto las mismas propiedades nutricionales.

A las frutas desecadas se les extrae el agua que contenían en fresco y esto consigue concentrar todos los nutrientes. Esto también permite conservarlas durante mucho más tiempo que a las frutas frescas porque al no tener agua, los microorganismos no pueden proliferar y así no se destruyen las propiedades de la fruta.

Las frutas desecadas son más energéticas que las frutas frescas porque comemos más cantidad de azúcar y nutrientes en el mismo volumen de alimento. Imaginar la situación: Dos peras frescas son un buen bocado, pero desecadas son una birria y necesitamos comer más para saciarnos. Si nos saciamos a fruta desecada, podemos estar comiendo muchas piezas de fruta sin darnos cuenta.

La gran diferencia nutricional entre la fruta desecada y los frutos secos es que estos últimos tienen grasa en forma de aceites y esto los hace mucho más calóricos. Comparando un poco:

  • Cien gramos de fruta desecada aportan entre 150 y 250Kcal, mientras que los mismos gramos de frutos secos contienen algo más de 500Kcal.
  • Cien gramos de fruta fresca tan solo suponen alrededor de 50Kcal por lo general. Algunas frutas contienen más calorías, como el pobre plátano al que todo el mundo le tiene miedo aunque en realidad solo ronda las 100Kcal por cada 100 gramos.

Debemos tener en cuenta que las frutas desecadas son como las chucherías, contienen muchos azúcares que pueden adherirse a nuestro esmalte dental y provocar caries o problemas de encías si no tenemos cuidado en darnos después un buen cepillado con una pasta que neutralice el ácido.

En las frutas desecadas destaca sobre todo la riqueza en fibra soluble que previene el estreñimiento y hace que los hidratos de carbono simples no se absorban tan rápidamente. Los higos secos, son los que más fibra aportan: 20 gramos por cada 100 de fruta.

Algunas frutas desecadas tienen tal concentración de nutrientes que son muy interesantes como complemento. Mirar unos ejemplos:

  • Potasio: Los orejones aportan 1500mg por cada 100g. Me encantan…
  • Calcio: Los higos aportan 160mg por cada 100g.
  • Hierro: Los dátiles contienen 3mg por cada 100g.
  • Provitamina A: 75µg contienen cada 100g de ciruelas que tomemos. Muy antioxidante.

Solo una pega, la vitamina C que es tan abundante en la fruta fresca, se pierde durante el proceso de desecación. Para conseguir esta vitamina ya sabreis que enemos que  buscarla en la fruta fresca de temporada y verduritas de las que nos gustan. Brécol, coliflor, tomates…

Comentarios (2)

 

Por Lucía, 26 de marzo de 2013

Me encanta tu blog Laura! Cuánta información interesante para aprender! Está genial! Besos desde Madrid!

 

Por Laura Pire, 3 de abril de 2013

Gracias Lucia! Me encanta que te sea útil y lo disfrutes. En unos dias vuelvo a Madrid de nuevo a trabajar un poco y a disfrutar de vuestro buen tiempo. Un abrazo!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)