< volver

Regula tu verano con estos trucos para consumir fibra

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 1 de julio de 2019

Alimerka

 

Los viajes, los cambios de rutina, los horarios y, lo más importante, el tipo de alimentación que seguimos en verano puede hacer que nuestro intestino se resienta durante esta estación. Para que nuestras visitas al baño no se vean afectadas durante los meses estivales, es muy importante que no descuidemos el consumo de fibra. Si necesitas unos sencillos trucos para incluirla en tus comidas veraniegas, estás en el sitio perfecto.

Ventajas de su ingesta 

  • La fibra te ayuda a mantener la normalidad de tu tránsito intestinal y a sostener el equilibrio de las bacterias intestinales, de ahí que nos proteja frente a típicas infecciones del verano como las diarreas.
  • Ayuda a mantener el peso porque nos sacia, reduciendo así la necesidad de comer más.
  • Su consumo está asociado a alimentos saludables, ricos en otros nutrientes como agua, vitaminas y minerales, imprescindibles en época de calor.

 

Trucos para consumirla sin pasar calor

Elige productos frescos o, al menos, que estén mínimamente procesados. Hacerlo no solo te garantizará más nutrientes, sino que aumentará tu ingesta de fibra, ya que ésta es muy deficitaria en la comida rápida. Las mejores alternativas para incluirla en nuestra dieta son: frutas, verduras, legumbres, frutos secos y semillas. Aunque el consumo de las primeras es muy habitual durante estos meses, del resto de alimentos nos solemos olvidar, en muchos casos porque no sabemos cómo darles un punto refrescante. Echa un vistazo a estas ideas que te proponemos, y seguro que ahora no faltará en tus platos:

1.Frutos secos en tus desayunos o como aliño: tritúralos y conviértelos en una mantequilla 100% natural, perfecta para tostadas o como aderezo en tus ensaladas. El consumo recomendado es el de un puñado al día.

2.Convierte vegetales y frutas en tostadas. Unos canapés con base de calabacín o unas rebanadas de rodajas de manzana son algunas ideas perfectas, y sencillas, para sumar fibra a nuestros desayunos. Consume al menos tres piezas de fruta al día, y siempre que sea posible, con piel.

3.Legumbres en tus ensaladas. No solo de lechuga vive el hombre, además, así les darás un toque nuevo a tus tuppers de playa. Para ahorrar tiempo, puedes cocinarlas y guardarlas en el refrigerador, o directamente usarlas en conserva. Los expertos recomiendan consumirlas tres veces por semana.

4.Opta por pan integral y arroz y pasta en su forma de grano entero. Por cada rebanada de este tipo de pan puedes sumar 2 gramos de fibra a tu dieta, y con estos cereales, entre 3 y 9 gramos por ración. 

5.Emplea semillas en tus platos. Las de chía o lino, y las pipas de girasol pueden ser un extra de salud este verano.

¿Nos cuentas cómo añades tú fibra a tus comidas estivales?

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)