< volver

¿Se puede adelgazar de forma localizada?

Por Laura Pire, 29 de enero de 2013

Para contestar a esta pregunta, primero debemos conocer cómo funciona el mecanismo de engordar en el organismo humano

Cuando comemos cualquier alimento, desde una manzana hasta una galleta, el cuerpo lo partirá en trocitos muy pequeños. Éstos se llevarán a la sangre y se utilizarán en forma de energía como si de gasolina se tratara. El organismo es muy sabio y cuando determina que esa energía no se va a utilizar porque el trabajo que queda es poco, la guarda en forma de grasa.

Los adipocitos son las células de grasa que se montan una sobre otra creando el panículo adiposo, conocido vulgarmente como “michelín”. Si resulta que en tu organismo este panículo adiposo está distribuido de una forma poco equitativa, tendrás una zona en la que engordas primero que en las demás, y otra en la que no tendrás nada de grasa. Por ejemplo, las personas con un tipo de obesidad llamada “androide”, sus brazos y piernas son como palillitos, sin embargo, su tórax y abdomen engordan con mucha facilidad.

Sabiendo esto, es fácil entender que cuando una persona engorda, puede empezar por una zona concreta y según van subiendo los kilos, se van rellenando otras zonas. Este es el caso más común en mujeres, primero cadera y muslos, luego sube a barriga, pecho, cara y brazos, y si el ritmo sigue, acaban engordando hasta los pies.

Si esta persona quiere adelgazar, me pedirá que baje primero lo que más le molesta, que suele ser la primera zona que engordó, la barriga. Pero ésta bajará en último lugar, aunque deshinche un poco al principio, ya que el orden de adelgazamiento es inverso al orden de engrdar. Parece complicado, pero es sencillísimo. Lo primero que engorda es lo último que adelgaza. Así de fácil.

Por todo esto, ante la pregunta, ¿se puede adelgazar de manera localizada? Según la constitución muscular y adiposa que tengas, la naturaleza manda. Si eres de tener tripa, en cuanto engordes, aparecerá de nuevo. Si eres de tener “cartucheras”, en cuanto te descuidas, vuelves a notarlas algo inflamadas. Lo que sí es cierto, es que una persona que mejora su nivel de nutrición con una dieta llena de energía, logra tener un reparto más equitativo de la grasa. Esto sucede porque el “mal comer” de la vida cotidiana y el sedentarismo fomentan que engordemos en las zonas que menos nos gustan. La malnutrición nos hace perder musculatura por la falta de energía nutricional y esto hace que nuestras “chichas” campen a sus anchas.

Comentarios (3)

 

Por Eva, 29 de enero de 2013

Laura, gracias por el blog. Estoy aprendiendo muchas cosas que desconocia. Quisiera preguntarte si tú como Nutricionista aplicas distintas dietas en función de si la obesidad es androide (manzana) o ginoide (pera). Gracias.

 

Por begoña, 9 de febrero de 2013

OJO CON EL XLS A LAS PERSONAS QUE TENGÁIS PROBLEMAS DE ESTREÑIMIENTO. Este producto facilita ir al baño más amenudo pero en cuanto dejas de tomarlo se produce el efecto contrario y puede ocasionar problemas intestinales.

 

Por Laura Pire, 20 de febrero de 2013

Hola Eva! Para adelgazar correctamente hay que conocer la composición interna con bioimpedancia, y en eso es en lo que me baso para aplicar un tratamiento, más que en el tipo de obesidad. Gracias por tu pregunta y un saludo!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)