< volver

Ser vegetariano, ¿por dónde empezar?

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 30 de septiembre de 2016


¿Estás pensando en comer más alimentos de origen vegetal y no sabes por dónde empezar? Si has tomado la decisión y aun así tienes miedo de hacerlo mal y que tu dieta no resulte todo lo equilibrada que debiera. ¡No te preocupes! Es normal cierta incertidumbre al principio. Para ayudarte, en La Cocina de Alimerka te proponemos uno sencillos pasos que te ayudarán a empezar de manera segura. ¿Quieres conocerlos? Pues entonces, acompáñanos y descúbrelos.

1. Ten claro por qué quieres seguir este tipo de alimentación
Si tienes claro qué es lo que te mueve a adoptar este estilo de vida, te resultará mucho más fácil seguirlo e ir mejorándolo a medida que busques información y escuches las experiencias de otras personas.


2. Decide qué tipo de alimentación quieres llevar

Hay muchos tipos de alimentación vegetariana: vegetariano estricto, lactovegetarianos, ovolactovegetarianos. Pero para empezar, puedes hacerlo de manera progresiva, reduciendo el número de alimentos de origen animal, hasta llegar a eliminarla por completo. Aunque tampoco es necesario que elimines todos los alimentos animales, algunos como leche, huevos o miel forman parte de la dieta de algunos vegetarianos. ¡La decisión es tuya!


3. Consume todos los nutrientes necesarios

Aportar proteínas, lípidos, carbohidratos, vitaminas y minerales, es esencial en toda dieta, lo mismo en el caso de la dieta vegetariana. Teniendo en cuenta, que las dietas vegetarianas exigen una adecuada elección de los alimentos para evitar déficits de vitaminas como la vitamina B12 y B6 y D, o minerales, como calcio y hierro. Para saber cómo estar bien alimentado siguiendo una alimentación a base de alimentos vegetales, visita este enlace en el que te hablamos de ello.


4. No empieces por tu cuenta
Para evitar desequilibrios en la dieta, la mejor opción es que busques ayuda y visites a un dietista-nutricionista que te ayude a confeccionar tu patrón de alimentación y te enseñe a cubrir tus necesidades de energía y nutrientes.


5. Te en mente que debes cocinar
El consumo de alimentos frescos y poco procesados, exige cocinar los alimentos para darles la textura y forma deseada. Esto no significa que tengas que pasarte horas y horas en la cocina, pero sí organizarse, tener los ingredientes a mano y contar con unas ligeras nociones de cocina. Y por si aun eres principiante en esto de la cocina, te dejamos algunos ejemplos de recetas fáciles: Unas hamburguesas de lentejas, unas croquetas de garbanzos o una paella vegetariana con quínoa, ¡pueden ser buenas opciones!


Y si ya eres vegetariano/a, ¡cuéntanos cómo empezaste!
 

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)